Cómo hacer que una puerta cierre de manera más hermética

Escrito por Amanda Rumble ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Durante los fríos meses de invierno puede que notes una corriente que entra por debajo de la puerta, o que sientas que el piso frente a la puerta se humedece cuando llueve. Una puerta que no es hermética no sólo es una molestia, sino que también cuesta dinero, ya que el aire frío entra y el tibio sale. Antes de cambiar la puerta por una nueva, revisa las áreas específicas de la puerta y repáralas tú mismo usando herramientas básicas del hogar.

Examina la sujeción de las bisagras. Si están flojas, la puerta típicamente se cae del lado de la cerradura. Levántala con calces de madera o haz que alguien sostenga la puerta mientras tú aprietas las bisagras.

Aprieta bien los tornillos de cada bisagra, comenzando desde arriba, desde donde se distribuye el mayor peso. Agrega tornillos de 2 o 3 pulgadas (5 o 7,5 cm) de largo si alguno está faltando. El largo asegura que los tornillos pasen tanto por la puerta como por el marco.

Examina la traba de la puerta y el pasador, el cual se introduce en el marco interior de la puerta. La traba debe encajar con seguridad. Cambia el pasador si está doblado o dañado de alguna forma. Desenróscalo y muévelo hacia arriba o abajo si está desalineado respecto a la altura de la puerta.

Compra un nuevo pestillo o traba si los actuales no sirven ni para reparar. Con el tiempo los accesorios se gastan y requieren cambio. Los nuevos pestillos vienen con instrucciones de instalación, la cual normalmente sólo incluye destornillar el viejo pestillo e insertar y sujetar el nuevo.

Consejos

Si tienes un problema con corrientes y espacio después de reparar la puerta, agrega tiras de recubrimiento a la puerta.