Cómo preparar pintura autmotriz

Escrito por Brenda Priddy ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Preparar pintura automotriz antes de aplicarla a un vehículo es un proceso algo complicado. Gran parte de la preparación está relacionada con el rociador de pintura. Un rociador obstruido o roto arruinará el trabajo. Sin embargo, la mala consistencia de la pintura es también un problema crítico. La mejor manera de preparar la pintura es limpiar todos los materiales y probar varias consistencias diferentes de pintura para determinar la mejor relación de mezcla.

Remoja la boquilla del rociador de pintura en una solución disolvente de limpieza durante aproximadamente una hora. Esto aflojará la pintura pegada en el interior de la boquilla y hará que sea fácil de limpiar.

Rocía el aire comprimido a través de la boquilla del rociador de pintura para soltar las partículas de pintura. Usa un cepillo suave para limpiar las partículas de pintura alrededor de la boquilla. Si hay pintura pegada en el interior de la boquilla, mete un palillo a través del agujero para limpiar la boquilla.

Limpia el resto del rociador de pintura con un limpiador disolvente y paños suaves. Sumerge el tubo en un balde de limpiador disolvente durante aproximadamente una hora. Limpia el interior del recipiente del aerosol con un paño suave.

Ajusta la presión en la pistola rociadora. Para áreas grandes, se necesitan de 15 a 20 PSI. Para áreas más pequeñas, puede funcionar mejor menos presión, como 10 PSI. Prueba la presión de pulverización sobre un pedazo de cartón.

Ajusta el espesor de la pintura. Agita la pintura con un agitador para eliminar las burbujas de aire y mezclar el color. La mayoría de las pinturas para automóviles son demasiado gruesas para rociar uniformemente sin usar disolventes de pintura. Cuánto debes diluir la pintura puede variar dependiendo de la marca y el tipo de pintura.

Comienza con una relación de 3-a-1 de pintura y diluyente. Mezcla la pintura y el diluyente de la pintura con un agitador hasta que la consistencia sea uniforme. Coloca una pequeña cantidad de pintura en el rociador de pintura y rocía la pintura sobre el cartón. La pintura debe ser lo suficientemente delgada como para rociar uniformemente pero no tan fina como para correr por el cartón.

Ajusta la relación de pintura a disolvente hasta que estés satisfecho con la cobertura que recibas. Agrega más diluyente o pintura si es necesario para lograr la consistencia adecuada. Una vez que tengas la proporción correcta y un rociador de pintura limpia, la pintura estará preparada.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article