Cómo ser un maestro de ceremonias eficaz

Escrito por Contributor ; última actualización: February 01, 2018
people at the party image by NiDerLander from Fotolia.com

El maestro de ceremonias de un evento, ya sea una entrega de premios, presentación corporativa o un show de talentos de la escuela primaria, dicta el tono y el ritmo de toda la producción. Sé un anfitrión eficaz combinando un buen cronograma, humor y atención al detalle.

Familiarízate con la organización del evento, acto u oradores que vas a presentar. Solicita información o guiones con anticipación para que puedas practicar tus presentaciones y asegurarte que sabes cómo pronunciar los nombres correctamente.

Confirma tu hora de llegada, lo que debes usar, y si hay algo que tienes que llevar. Llega temprano para que tengas suficiente tiempo para recorrer el espacio y dirige un ensayo general con el estrado, tarjetas de intervención o micrófono. Cuanto más te prepares, te sentirás más efectivo, cómodo y seguro.

Mantén el espectáculo moviéndose a la velocidad adecuada. Puede que tengas que acortar tus presentaciones, improvisar para alargar, o incluso conducir a alguien suavemente fuera del escenario si se queda callado o se toma demasiado tiempo para dar un discurso de aceptación, por ejemplo. Crea transiciones suaves de un acto a otro si eres el maestro de ceremonias de un espectáculo de variedades.

Muestra tu sentido del humor para mantener animadas las presentaciones, pero evita dirigir bromas subidas de tono u ofensivas que potencialmente puedan resultar chocantes para el público o avergonzar a los patrocinadores del evento.

Genera suspenso para conseguir que el público se emocione de ver a la persona que estás presentando. Investiga sus antecedentes de chismes fascinantes, o pídeles un "avance" de su discurso o acto.

Entiende que no eres la estrella del espectáculo. El público está ahí para ver los actos y ganadores de los premios o a los oradores, por lo que trabaja con ellos en lugar de eclipsarlos. Trata de no hablar tanto para no quitarle demasiado tiempo al verdadero espectáculo.

×