Cómo limpiar y cargar de energía gemas, piedras y metales

Escrito por Patti Wigington ; última actualización: February 01, 2018
Comstock/Comstock/Getty Images

El uso de cristales, piedras preciosas y metales para prácticas metafísicas se remonta a miles de años. Muchas personas siguen utilizando gran variedad de estos productos hoy en día. Sin embargo, cuando adquieres una piedra o un metal, existe la posibilidad de que pueda haber absorbido gran variedad de energías. Algunas pueden ser las vibraciones de los antiguos propietarios o de sus vendedores. Debido a esto es importante limpiar el cristal, la piedra preciosa o el metal antes de usarlo. Una vez que lo hayas hecho, podrás cargarlo para usarlo en tu ritual.

Cómo limpiar y cargar las gemas, piedras y metales

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Hay varias maneras de limpiar un cristal o una piedra preciosa. La limpieza no es tanto física como una forma de eliminar las vibraciones negativas del objeto. La manera más popular de limpiar un cristal o gema es colocándola en agua salada. Hace tiempo que se conoce que la sal tiene propiedades purificantes, por lo que muchos cristales pueden dejarse en una mezcla de sal de mar y agua. Llena hasta la mitad un recipiente de vidrio con agua salada, sumerge los cristales totalmente y déjalos ahí durante la noche. Si el cristal o la gema necesitara una limpieza más profunda, puedes dejarla dentro por una semana máximo. Después de lavar tus cristales, enjuágalos bien con agua corriente y fría para que eliminen cualquier exceso de sal. No vuelvas a utilizar el agua salada, ya que habrá absorbido las vibraciones negativas y debe ser desechada.

Photodisc/Photodisc/Getty Images

La sal en seco es otro buen método de limpieza. Llena un recipiente con sal de mar o de cocina y coloca los cristales ahí mismo. Puedes enterrarlos por completo o simplemente dejarlos en la superficie. De cualquier manera, déjalos ahí por lo menos 24 horas. Una vez que los quites, enjuágalos para eliminar los restos de sal. Asegúrate de desechar la sal correctamente para que vuelvas a usarla de nuevo.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Aunque la sal es una de las mejores maneras de limpiar un cristal, algunos de los cristales y gemas no deben colocarse en agua con sal en absoluto. Puede cambiar su aspecto o sus propiedades mágicas y pueden tener un efecto adverso. Los cristales o las piedras porosas que tengan un contenido de metal o agua, no deben remojarse en agua salada. Las piedras como el ópalo, la hematita, el lapislázuli y la pirita deben mantenerse lejos del agua salada.

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Si no eres de las personas que a sus cristales y piedras preciosas las sumergen en agua salada, los manojos de hierbas son un método muy popular. A estos podrás encontrarlos en tiendas metafísicas o de Nueva Era. También puedes usar incienso. Una vez que hayas encendido el manojo de hierbas o el incienso, mantén el cristal o la piedra en el humo para que limpie tu objeto de las energías almacenadas. La salvia, el pasto dulce o el sándalo son particularmente deseables para este proceso porque liberan las energías negativas. Este procedimiento sólo debes realizarlo durante un período de tiempo corto, de 30 segundos a un minuto con cada cristal.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Comstock/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article