¿Cómo construir una máquina de humo en miniatura?

Escrito por Rianne Hill Soriano ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Puedes hacer tu propia máquina de humo en miniatura con materiales prácticos y de fácil acceso. Aunque hay muchas maneras de construir una, las opciones más seguras evitan el uso de fuego real para producir efectos de humo, y de este modo se impide correr el riesgo de accidentes con fuego. Usa hielo seco para suministrar suficiente humo para tus proyectos en miniatura, sobre todo en fotografía, videografía, y en exposiciones y presentaciones de obras.

Prepara cualquier contenedor pequeño que sirva, que en realidad funcionará como el contenedor de tu máquina de humo en miniatura. Un contenedor que generalmente se utiliza para este tipo de proyecto es una pequeña hielera de espuma de poliestireno. Sin embargo, puedes utilizar cualquier otro recipiente pequeño que efectivamente pueda contener hielo seco y agua caliente.

Usa guantes antes de manipular el hielo seco para proteger tus manos de quemaduras. Si tocas el hielo seco con las manos descubiertas te puedes quemar la piel debido a su temperatura extremadamente baja. Como alternativa, puedes usar pinzas o una cuchara para transferir un pedazo de hielo seco desde su envase original hacia el contenedor de tu máquina de humo en miniatura.

Llena el recipiente con una amplia cantidad de hielo seco. Dependiendo de cuánto tiempo y humo necesites para tu proyecto de miniatura, puedes colocar una sola pieza pequeña de hielo seco en tu recipiente o llenar el contenedor con varias piezas de hielo seco que lleguen casi hasta el borde. A modo de guía, un pedazo de 5 libras (2,2 kilos) de hielo seco sumergido en agua caliente puede proporcionar un efecto de humo decente durante aproximadamente 10 a 15 minutos.

Añade agua caliente a tu contenedor para mejorar el humo del hielo seco. Puedes usar desde agua tibia hasta agua hirviendo. Cuanto más caliente esté el agua, más rápido y más grueso será el humo que obtendrás de tu máquina casera de humo en miniatura. Si tienes acceso a un calentador de agua sumergible, úsalo para que puedas mantener el agua caliente. De esta manera puedes generar un efecto de humo continuo para tu proyecto.

Coloca tu máquina de humo en miniatura en algún lugar cerca de tu proyecto. Esta posición puede variar según tus necesidades y preferencias, pero debe estar cerca. Si utilizas un ventilador en miniatura o un ventilador regular para la instalación, colócalo de acuerdo a la dirección hacia la que quieres que vaya el efecto de humo y, a continuación, enciéndelo.

Poco a poco y con cuidado mueve tu recipiente horizontalmente hasta unas seis pulgadas (15 cm) desde su posición original. Esto te ayudará a extender el efecto de humo sin provocar que el agua se derrame del recipiente. Si necesitas más humo, sólo tienes que añadir más hielo seco y/o agua caliente a tu contenedor.

Apaga el ventilador después de trabajar en tu proyecto de miniatura y, a continuación, vierte el agua en el fregadero.

Advertencias

Evita el contacto de la piel con el hielo seco, especialmente por un largo período de tiempo. La exposición de la piel al hielo seco puede causar quemaduras y ampollas.

No cubras el recipiente con una tapa hermética si ya tienes hielo seco en su interior. La presión causada por el proceso de evaporación del hielo seco podría probablemente hacer volar la tapa del contenedor.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Creatas/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article