Cómo cargar grapas en una pistola engrapadora Stanley

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: March 17, 2019

Las engrapadoras -según Latinoamérica- son instrumentos indispensables en diversos espacios, en especial en la oficina, la industria y proyectos del hogar. Este utensilio doméstico o industrial recibe diferentes nombres según la región. En España, es conocido como grapadora; en Cuba, presilladora y en Argentina, abrochadora.

Sin embargo, todos ellas tienen la misma utilidad: unir desde hojas de papel hasta láminas de madera o plástico a través de una grapa metálica.

La importancia de las pistolas grapadoras

Las pistolas grapadoras son muy versátiles y permiten a los usuarios la posibilidad de unir dos o más láminas de madera o plástico en proyectos de bricolaje, jardinería y manualidades. Sin lugar a dudas, es una herramienta que no solo facilita el trabajo de fontanería, cableado, remodelaciones y reformas en general, sino que además, ahorra tiempo y dinero.

Unas de las más usadas para este fin son las fabricadas por Stanley, una marca reconocida por el confort y calidad de trabajo de sus herramientas. Y aunque existen un sin número de modelos, todas ellas tienen un proceso de carga de grapas similar.

Podría interesarte: Cómo funciona una grapadora

Pasos y recomendaciones para recargar una grapadora Stanley

Verifica el estado de carga

Antes de proceder a cargar tu engrapadora con más grapas, asegúrate de que ya no quedan más en la cámara. Para hacerlo, bastará con que examines la abertura que tiene la herramienta, usualmente en su lado derecho. Si no estás seguro, puedes confirmar que te has quedado sin grapas presionando el mango. Recuerda que, antes de hacerlo, deberás protegerte con guantes y gafas de seguridad.

El procedimiento es muy sencillo, solo presiona el botón de desbloqueo o seguro -normalmente está instalado en la parte trasera de la grapadora- y pretende que estás engrapando.

Si no pasa nada, entonces la cámara está vacía.

Busca la medida y tipo de grapas adecuadas

Cada engrapadora trabaja con una medida y tipo de grapas especial. Por ejemplo, las engrapadoras pequeñas o viajeras, suelen usar unas lisas y diminutas.

Las grapadoras Stanley requieren de grapas tipo A (5/537530), tipo G (4/11/140), tipo 7, tipo CT o tipo J.

Toma una fila de las grapas correctas y déjalas a un lado para que las tengas a la mano.

Sigue leyendo: Cómo cargar una grapadora T-50

Desbloquea la cámara

Si tu pistola grapadora Stanley es eléctrica, asegúrate primero de que esté desconectada. Encuentra el botón de desbloqueo que está en la parte trasera de la herramienta. Lo reconocerás porque es de caucho o de goma y es de color negro.

Para quitarle el seguro, llévala hacia arriba hasta que el deslizador se caiga o se deslice y puedas ver la cámara de grapas.

Realiza la carga

Una vez que tengas la cámara a la vista, confirma que no haya grapas deformadas en la punta. De ser así, retíralas. Ahora, procede a poner la fila de grapas en su lugar, con las puntas hacia arriba.

Para finalizar la recarga, voltea la pistola engrapadora y alinea la varilla con el resorte. Empuja hasta que calce firmemente en su lugar.

Oirás un sonido “clic” una vez que la cámara quede asegurada.

Te puede interesar: ¿Cómo se hace una grapadora?

Comienza a utilizar la grapadora de nuevo

Una vez que la engrapadora Stanley de pistola esté cargada con nuevas grapas, podrás seguirla empleando en tus labores domésticas. Para hacerlo, no te olvides de desactivar el seguro y voltear la palanca del mango para ponerla en posición de encendido.

Recomendaciones

  • Cargar una grapadora de pistola no es una actividad recomendada para los niños. Esta tarea siempre debe ser realizada por un adulto con guantes y gafas de seguridad o un protector de ojos.
  • Para no quedarte sin grapas, ten siempre una caja de repuesto. Asegúrate también de anotar el tipo de grapas y la medida que usa tu herramienta en el empaque donde la guardas. Así, siempre sabrás cuáles comprar.

Una vez que termines con el proyecto, guarda la pistola grapadora Stanley en un lugar seguro que esté fuera del alcance de los niños.