Cómo hacer tus propias pinturas y tinturas de tela naturales

Escrito por Lisabeth Hughes ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La gente ha hecho pinturas y tintes naturales por miles de años. Históricamente, los colores que una cultura podía hacer dependían en gran parte del tipo de planta que encontraban en la región inmediata. Las flores, raíces, hojas, bayas e incluso corteza de muchas plantas pueden crear excelentes tintes y pinturas. Los líquenes y musgos vienen en varios matices y formas y ofrecen un excelente material natural para los tintes y pinturas a base de plantas. Experimenta con plantas que encuentres en tu zona para encontrar las que más sirvan para hacer pintura y tinte.

Teñir telas

Si estás tiñendo algodón, deberás hacer un mordiente para ayudar a que tome el tinte. Haz un mordiente simple de alumbre que hará que el color del tinte sea más brillante y más permanente agregando una pequeña cucharada de alumbre y 2 cucharadas colmadas de crema de tártaro a 2 1/2 galones (11,36 l) de agua caliente. Sumerge el algodón por 24 horas antes del teñido. La lana y la seda no necesitarán el mordiente para que el teñido funcione.

Reúne la mayor cantidad de plantas que necesites. Alrededor de 500 gramos de plantas, o un cubo de cinco galones (23 l) lleno, crearán suficiente tinte para dos o tres largos de tela o dos a tres camisetas.

Llena una olla vieja con la misma cantidad de agua que de plantas. Si tienes un cubo de 5 galones (23 l) lleno de plantas, necesitarás cinco galones de agua. Divide el lote en dos si no tienes una maceta lo suficientemente grande. No podrás usar esta olla para cocinar después.

Hierbe el agua y las plantas, revolviendo ocasionalmente, por alrededor de una hora o hasta que el agua esté de color oscuro.

Enjuaga el mordiente de la ropa con agua limpia. Coloca la tela húmeda en el tinte caliente por al menos 30 minutos, mientras hierve. Revuelve la tela alrededor para distribuir el color de forma pareja. Cuanto más tiempo dejes la tela en el tinte, más oscuro o brillante será el color.

Enjuaga la tela teñida bajo el agua hasta que ésta salga transparente. Lava la tela con agua y jabón, enjuágala y deja que se seque.

Hacer pintura

Sigue loas pasos 2 a 4 de la Sección 1. Usa menos agua cuando hiervas las plantas para hacer pinturas más oscuras y brillantes.

Agrega el tinte a algo de manteca vegetal y mezcla bien. Usa menos tinte para los colores más claros y más para los tonos más oscuros. Ten cuidado al usar demasiado tinte, ya que no querrás que la pintura destiña. Usa la pintura como si usaras acuarelas, agregando más agua para impartir un efecto translúcido y menos para un efecto más opaco.

Si lo deseas, utiliza una yema de huevo en lugar de manteca vegetal. Ten en mente que el color amarillo de la yema puede cambiar el color del tinte.

Consejos

Plantas comunes y el color de tinte resultante: Trébol rojo, plumerillo amarillo, caléndula, corteza de zumaque = amarillo Cebolla y piel de maracuyá, bellotas, cáscara de nuez = marrón Raíz de diente de león = rojo Todas las partes de enredadera Virginia = durazno Bayas de ombú = rojo o púrpura Raíz de cedro rojo = púrpura Cordón de reina, césped, hojas de rododendro = verde Escaramujos = rosa o rojo Raíz de iris = gris o negro

Advertencias

Evita manipular plantas venenosas. No juntes más de dos tercios de un tipo de planta. Deja suficientes plantas para que se puedan volver a cultivar. No quites liquen de las piedras o árboles vivos. Recolecta el líquen y el musgo de árboles muertos, construcciones y lápidas.