¿Qué tipo de pintura se utiliza para pintar ladrillos?

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: March 08, 2019

Los ladrillos combinan con cualquier decoración. Dentro del hogar, se integran a la perfección con los estilos tradicionales, modernos y hasta los eclécticos e industriales; y si están expuestos al aire libre, se convierten en una fachada que le otorga al inmueble un efecto contemporáneo.

Sin embargo, pintar ladrillos rústicos podría ser una tarea complicada debido a la porosidad y a la capacidad del material de absorber la pintura.

Cómo pintar ladrillos rústicos como un experto

Aunque pintar una pared de ladrillos tiene sus dificultades, no es algo imposible para un principiante, al menos no una vez que se conozcan los distintos procedimientos, técnicas y herramientas a emplear.

Todo esto dependerá de si el muro está dentro o fuera del hogar, si presenta descamaciones, entre otras cosas.

Podría interesarte: Cómo pintar una pared pintada con esmalte

Paso 1: Prepara la pared de ladrillos

Antes de comenzar a pintar con los colores para ladrillos que elegiste, debes preparar la superficie. Esto permitirá que la pintura penetre correctamente y se mantenga intacta por más tiempo.

Esta etapa preliminar será diferente dependiendo del estado de la pared o muro.

Si la pared de ladrillos nunca ha sido pintada

Para que la pintura pueda adherirse mejor a una pared que nunca se ha pintado, es necesario remover todas las imperfecciones, tiza y polvo con un cepillo de alambre. Si la pared forma parte de una fachada que se encuentra al aire libre, puedes ayudarte con la manguera del jardín.

Incluso si la pared no presenta imperfecciones, se debe limpiar por completo antes de empezar con el trabajo de pintura. Así, tendrás una superficie adecuada para comenzar.

Cuando ya la pared esté limpia, aplícale un aceite cebador para interiores o exteriores, según sea el caso.

Si la pared de ladrillos ya ha sido pintada, pero presenta deterioro

Si notas que la pintura de la pared se está descascarando, retira las escamas y virutas que estén en la superficie con un cepillo de alambre o espátula especial. Cuando finalices, aplícale a la pared un aceite de imprimación. Esto ayudará a que los ladrillos se mantengan en óptimo estado.

Paso 2: Escoge la pintura y los colores para pintar ladrillos

Los ladrillos pueden pintarse con fórmulas a base de agua o al aceite. Las que están compuestas con látex pueden usarse, pero solo en espacios interiores.

Pintura para ladrillos a base de agua

La pintura a base de agua puede ser acrílica o vinílica. Cualquiera que se escoja será ideal para tu pared. Los beneficios de este tipo de fórmulas son muchos, siendo estos los que más destacan:

  • Vienen en distintos acabados: con brillo, mate o satinada
  • Tienen un olor suave que desaparece rápidamente
  • Secan rápido (de 4 a 6 horas)

No obstante, lograr que quede un color uniforme con la pintura al agua es un poco más complicado que con los productos al aceite y, por su suavidad, podría requerir de mantenimiento continuo.

Sobre este tema: Qué tipo de pinturas utilizar en trabajos con madera

Pintura para ladrillos al aceite

La pintura a base de aceite se caracteriza por ser más espesa y, por tanto, tardará más en secar. Esta desventaja se convierte en una ventaja, porque la cobertura de esta clase de fórmulas es mayor y se necesitan menos capas para lograr un color sólido y sin vetas.

Los puntos en contra de la pintura al aceite es que tiene un fuerte olor, no mantiene el color original en el tiempo -en especial, en exteriores- y los colores claros tienden a adquirir una tonalidad amarillenta.

¿Mate o brillante?

Otro aspecto a tomar en cuenta es el acabado que se le quiere dar a los ladrillos. Normalmente, las pinturas con colores mate suelen ser las más populares para este tipo de paredes.

Si la pared de ladrillos rústicos que vas a pintar está al aire libre, recuerda comprar una pintura que contenga protección contra los rayos UV y resistencia al agua y al moho, ya que los muros en exteriores estarán expuestos a las inclemencias climáticas.

Te puede interesar: Cómo pintar sobre porcelana

Paso 3: Elige la técnica de pintura

Podrás pintar una pared de ladrillos con un rociador, rodillos o la tradicional brocha.

Con un rociador, se termina el trabajo en la mitad del tiempo y con menos esfuerzo. Para usarlo como todo un experto, hazlo de lado a lado sin dejar ningún espacio en blanco. Refuerza de ser necesario.

En caso de que prefieras utilizar una brocha o el rodillo, deberás hacerlo de arriba hacia abajo, teniendo especial cuidado con las esquinas, los marcos de las paredes y ventanas, y las orillas.

Paso 4: Espera a que la pintura seque y repite el procedimiento

Cada producto tiene un lapso de tiempo estimado para su secado. Podrás ver cuánto tarda en secar la pintura que has escogido leyendo la etiqueta o preguntándole al encargado de la tienda donde la has adquirido.

Una vez que pase el lapso recomendado para el secado, repite el paso número tres una vez más. Esto te asegurará una cobertura perfecta.