Cómo fabricar goma con almidón de maíz, agua y vinagre

Escrito por Carolyn Rumsey ; última actualización: February 01, 2018
Prepara plastilina casera.

Una de las maneras más simples de fabricar un sustituto de goma, es mezclando algunos productos para el hogar hasta crear una masilla. De hecho, la plastilina que todos conocen, se fabricó por primera vez como sustituto de la goma durante la Segunda Guerra Mundial. La plastilina es un polímero hecho a partir de la mezcla de aceite de silicona y ácido bórico. Es posible utilizar maicena (harina de maíz) y agua junto con pegamento blanco para crear una masilla muy maleable. La adición de vinagre da cohesión a la mezcla, pero quizá haga que la masilla quede demasiado acuosa.

Haciendo la masilla

Crea un almidón líquido disolviendo 1 cucharada de maicena en un poco de agua fría y cuando la solución esté lista, añade 2 tazas de agua hirviendo. Si la solución queda demasiado espesa, agrega más agua. Si no vas a utilizar el almidón líquido inmediatamente, guárdalo en el refrigerador.

El pegamento Elmer's es un ingrediente más efectivo que el vinagre para la preparación de una goma con apariencia de plastilina.

Vierte 1/2 taza de pegamento blanco Elmer´s en un tazón mediano.

Agrega el almidón líquido lentamente en el pegamento. Al hacerlo, ve amasando la mezcla con las manos para que espese.

Adiciona una pequeña cantidad de colorante para alimentos si así lo deseas. Si no agregas colorante para alimentos, la masilla será blanca.

Amasa la mezcla con las manos hasta que tenga la consistencia deseada. Si has agregado colorante, lo mejor es que uses guantes desechables para evitar que tus manos se manchen. Después de amasar durante varios minutos, el colorante ya no te manchará más.

Manipulando la consistencia

Manipula la masilla poco a poco en tus manos. Debe ser suave y flexible en este punto.

Aplasta la masilla entre tus manos tan fuerte y tan rápido como puedas. Ahora debería sentirse más como una pelota de goma que como una masilla blanda.

Coloca la masilla sobre una superficie fuerte como puede ser una mesa y golpéala tan duro como puedas con tu puño. La masilla ahora debe parecer goma densa o caucho endurecido y no cederá en lo absoluto.

Coloca la masilla en el congelador para que se ponga más rígida, y no te preocupes, pues no se va a congelar. Para que vuelva a ser flexible, sólo tienes que calentarla un poco.

Consejos

Los experimentos con la consistencia de la masilla se pueden realizar mejor con la plastilina tradicional que se compra en la tienda que con la hecha en casa.

Sobre el autor

Carolyn Rumsey has been writing professionally since 2006, with work appearing in collegiate and commercial publications. She has had articles published in "The Daily Gamecock" and has been a guest blogger for Merge Web Design in Greenville, S.C. She holds a Bachelor of Arts in visual communications from the University of South Carolina.

Créditos fotográficos

  • Polka Dot/Polka Dot/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article