¿Cómo fabricar un arco y flechas con caña?

Escrito por Colette McCormick ; última actualización: February 01, 2018
Creatas/Creatas/Getty Images

Los seres humanos han utilizado el arco y las flechas para cazar desde hace miles de años. Estas herramientas están principalmente hechas de madera de caña, como el bambú, a causa de su resistencia y flexibilidad. Fabricar un arco y sus flechas es relativamente fácil ya que puedes comprar puntas de flecha y cuerdas de arco en las tiendas de deporte. Recuerda ser extremadamente cauteloso al manejar un arco y flechas para evitar lastimaduras.

Para hacer el arco

Dispón las medidas de caña sobre una superficie plana y enrosca el hilo de bramante alrededor de ellas en cada punta y en tres lugares entre ambas. Las cañas individuales serán suficientemente flexibles para plegarse y atadas juntas se volverán suficientemente resistentes para formar un arco.

Pon el arco sobre una mesa y ajusta una de las puntas a la mesa con una prensa de sujeción. Pliega las cañas en forma de arco y fija la otra punta en un lugar a lo largo de la mesa con otra prensa. Aplica pegamento entre las cañas para fortalecerlas y déjalas prensadas a la mesa por 24 horas para que tengan tiempo de acomodarse a su nueva forma de arco.

Haz una incisión en forma de V en una u otra de las puntas sobre el interior de la curva del arco. Ajusta firmemente la cuerda del arco a una punta enroscándola a través de la incisión y alrededor del arco. Tensa la cuerda y átala a la otra punta de la misma forma. Esto te dará el largo de cuerda que necesitas para tu arco.

Corta el excedente de cuerda y retírala. Haz una presilla en cada punta de la cuerda. Vuelve a instalarla en el arco deslizándola en las entalladuras que has hecho en cada punta.

Para hacer las flechas

Estira las cañas lo más posible. Caliéntalas sobre una llama en los puntos de crecimiento y luego tuerce y tira cada una hasta que se vuelva lo más recta que puedas. Los puntos de crecimiento son los nudos sobresalientes que corren a lo largo de la caña y de donde surgen nuevos brotes. Si los ejes de tus flechas no son rectos no volarán apropiadamente.

Aplica pegamento en una punta del eje y envuélvela con nervio. Esta punta reforzada será la que se encuentre en contacto con la cuerda del arco y el nervio permitirá que la flecha absorba la presión que se necesita para lanzarla.

Utiliza pegamento para pegar dos plumas de uno u otro lado de la punta de la flecha que acabas de reforzar y envuelve las plumas y la caña con nervio para mantenerlas juntas. Las plumas son necesarias para estabilizar las flechas durante su vuelo.

Utiliza un cuchillo para hacer un pequeño tajo en el otro extremo de la flecha e inserta la punta de flecha en ella, con la punta mirando hacia afuera. Enrosca nervio alrededor de la punta y del eje de la flecha hasta que estén firmemente mantenidos. Asegúrate de no cubrir la punta de la flecha con nervio para que permanezca afilada.

Repite el proceso hasta tener todas las flechas que necesites.