Cómo escribir una composición temática

Escrito por Erin Schreiner ; última actualización: February 01, 2018
La redacción de una composición temática puede suponer todo un reto para los jóvenes escritores.

La composición temática proporciona al estudiante un medio organizado a través del cual poder expresar sus ideas y sentimientos sobre un determinado tema. Este tipo de redacción se utiliza en muchas disciplinas y se pone en práctica tanto en aulas de primaria como en niveles universitarios. Son muchos los estudiantes a los que les resulta difícil la redacción de una composición temática, debido al carácter abierto de la tarea. Cuando a los estudiante se les encomienda la realización de una composición temática, se les suele facilitar un tema de una o dos palabras relacionado con la materia y se les pide que elaboren una respuesta basada en ese pequeño apunte. Si bien puede resultar algo intimidante, en realidad una composición temática proporciona al estudiante una magnífica oportunidad para expresarse.

Haz un ejercicio previo de escritura para organizar tus ideas sobre el tema asignado. Una vez que se te haya proporcionado este, tómate algún tiempo para considerar el asunto. Deja fluir tus ideas, escribe libremente o elabora un esquema que te ayude a organizar tus pensamientos sobre el tema asignado.

Elige tres puntos principales de tu ejercicio previo de escritura. Repasa lo que has escrito y señala los tres puntos principales que deseas tratar en tu composición rodeándolos con un círculo o subrayándolos. Estos puntos conformarán el cuerpo de tu trabajo.

Trabaja en tu introducción. En ella debes indicar con claridad cuál es el tema de la composición. Trátalo a grandes rasgos, explicando algunas de sus características básicas. En caso de duda, defínelo. Si abres tu trabajo con una definición del tema, te asegurarás de que todos tus lectores van a saber de qué hablas. Pero ten en cuenta que no debes hacer referencia a ti mismo en la redacción escribiendo algo así como: "Esta es mi composición sobre...".

Escribe un párrafo para cada uno de los puntos principales seleccionados. Toma los puntos que elegiste de tu escrito previo y redacta un párrafo para cada uno de ellos. Para que tus lectores puedan entender tu postura o razonamiento, amplía cada punto aportando ejemplos concretos.

Concluye tu composición con el replanteamiento de los puntos principales. Añade una conclusión al final de la redacción. Al igual que en la introducción, en la conclusión debes tratar el tema en términos generales. Finaliza tu escrito con una sólida declaración final sobre el tema. Como en la introducción, nunca te refieras a ti mismo o a tu trabajo en esta parte final de la composición.

Corrige tu composición. Asegúrate de haberla pulido bien y, para terminar, revísala con atención para ver si hay errores en el formato, en la ortografía o en la gramática. Corrige cualquier fallo que encuentres y ya habrás terminado tu composición temática.

Sobre el autor

Erin Schreiner is a freelance writer and teacher who holds a bachelor's degree from Bowling Green State University. She has been actively freelancing since 2008. Schreiner previously worked for a London-based freelance firm. Her work appears on eHow, Trails.com and RedEnvelope. She currently teaches writing to middle school students in Ohio and works on her writing craft regularly.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article