Cómo dibujar y pintar la corteza de un árbol

Escrito por Jennifer Volino ; última actualización: February 01, 2018
Estudia una variedad de árboles cuando estés practicando cómo dibujar paisajes.

Uno de los temas más populares en el campo del dibujo es el paisaje. Dentro de los paisajes, hay una multitud de objetos para recrear, incluyendo hierbas, pájaros, nubes y árboles. Algunas personas asumen que los árboles son una cosa simple para dibujar y pasan por alto los detalles de textura y colores diferentes. Por supuesto que puedes aprender las técnicas necesarias para crear la apariencia y sensación natural de la corteza de un árbol siguiendo estos pasos.

Dibujando y coloreando una corteza de árbol

Un róble en su ecosistema; gureso y robusto.

Observa una variedad de árboles, como los surcos y patrones dentro de la corteza varian, así como el colorante. Desde los árboles de nueces, sicomoros, pinos y robles, es importante saber lo que estás recreando. Un gran árbol para empezar es el roble. Ejemplifica la apariencia áspera y natural que nos gustaría crear y los robles son por lo general bastante fáciles de localizar.

Primer plano del tronco de un árbol con surcos profundos y colores interesantes.

Ve a un lugar en donde haya robles. Encuentra un lugar cómodo para situarte con tu papel y selección de lápices. Ubica tu silla.

Dibuja el esquema básico del árbol elegido. Con el roble, verás que realmente centrarte en la textura intensa es la parte más esencial para ejemplificar su patrón espeso, como de tejas. Cuando el árbol es muy viejo, la corteza puede parecer incluso petrificada.

Tal vez el mayor placer sería dibujar las secoyas.

Dibuja el patrón más recurrente dentro de la corteza del árbol, las marcas gruesas y pesadas de las tejas. Presiona el lápiz con más fuerza alrededor de los bordes más gruesos y rueda a la derecha para la forma siguiente, sin duplicar, sino que deben variar de acuerdo al árbol para crear un patrón aleatorio. Aunque haya una estructura dentro de esta corteza, no puede ser obvia.

Humedece tu dedo y propágalo hacia el interior y el exterior en un movimiento de barrido hacia el centro del árbol, de manera que parezca como de naturaleza esférica, creando un efecto suave, casi de acuarela. Esto se considera una luz de "lavado" en el mundo del dibujo.

Fíjate bien en los colores combinados dentro de la estructura de la corteza. No se trata simplemente del marrón, como la mayoría podría suponer. Hay morados, azules, verdes, amarillos e incluso rojos. Mediante el esgrafiado sobre el dibujo previamente seco, se puede agregar dimensión, valor y el peso al árbol. Hay nudos para mejorar con trazos rápidos del lápiz y sombreados para lograr varias capas de colores una encima de la otra.

Consejos

Considera la posibilidad de eventualmente actualizar a pluma y tinta, con detalles en acuarela.

Sobre el autor

A Chicago native, Jennifer Volino has been a self-employed artist and multimedia performer since 1992. She regularly hosts fine arts exhibits at her art gallery, also writing and producing theatrical productions throughout Chicago. Volino holds a Master of Fine Arts in painting from the University of Illinois.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article