Cómo desmagnetizar un imán

Escrito por Scott Sandridge ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Cuando los dipolos magnéticos de un objeto metálico están alineados en una dirección, se produce el magnetismo. Para desmagnetizar un imán, debes cambiar, o causar desorden, en los dipolos magnéticos. Hay varias maneras de hacerlo.

Calienta el imán más allá de su punto de Curie. Esto puedes hacerlo ya sea con dos hilos de cobre conectados a una batería o un generador, o con un soplete de butano. El punto de Curie es la temperatura alcanzada por un objeto en el que pierde sus propiedades ferromagnéticas hasta que vuelve a enfriarse. El punto de Curie varía ampliamente, dependiendo del tipo de metal (el níquel, por ejemplo, tiene su punto de Curie a 627 K [353,85 ºC]). La energía proporcionada a los dipolos magnéticos hará que el imán apunte en diferentes direcciones, por lo tanto se deformarán los polos.

Golpea los extremos del imán con un martillo. Esto destruirá el orden en el imán.

Utiliza un campo de corriente alterna para alterar el orden de los dipolos magnéticos. Esto puede hacerse mediante la conexión del imán a un circuito de corriente alterna al introducirlo dentro de un solenoide: un bucle de alambre de cobre enrollado alrededor de un núcleo metálico y conectado a una corriente eléctrica.

Frota dos imanes entre sí. En algunos casos, esto los desmagnetizará.

Advertencias

Ten cuidado al usar un circuito de alimentación de CA, ya que puedes electrocutarte.