La definición de la zona afótica

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: February 23, 2019

El estudio del océano y su medio ambiente han arrojado la presencia de tres capas diferenciadas por la cantidad de luz que reciben sus aguas. Estas capas reciben el nombre de zona fótica, la zona disfótica y la zona afótica.

Para entenderlas, recordemos que el planeta Tierra se ubica en la denominada zona de “ricitos de oro” de la estrella Sol, es decir, que su órbita se ubica a la distancia ideal para no recibir ni muy poca, ni demasiada luz.

Gracias a esto, la superficie de la Tierra está llena de vida animal y vegetal y posee un medio ambiente donde se cumple el ciclo del agua (evaporación, condensación y precipitación), elemento base de la vida tal y como la conocemos.

La luz solar permitió la evolución de organismos como las plantas, capaces de usarla para producir nutrientes y generar oxígeno que sustentan la vida animal, a través del proceso químico llamado fotosíntesis en sus hojas.

Pero en realidad la mayor parte del planeta está cubierto por agua salada, que a su vez está repleta de todo tipo de materiales microscópicos, partículas minerales y orgánicas, y otros componentes que reducen su transparencia.

Lee también: Cómo afecta la luz del sol a la fotosíntesis

Además, la densidad del agua es mayor que la del aire, lo cual atenúa el paso de la luz mientras más profundo nos encontremos.

Por esta razón, al introducirnos en el mar podremos ver que a muy poca profundidad la luz del sol ya casi no alumbra y al bajar apenas unas decenas de metros, la oscuridad es prácticamente total.

¿Qué es la zona fótica del océano?

La zona fótica es la capa del océano donde puede llegar la luz del sol y se ubica desde la superficie hasta unos 200 metros de profundidad.

La palabra "fótica" significa "de luz" y esta primera capa del océano también puede ser llamada “zona de luz” o “zona eufótica”.

Aquí la luz del sol llega en suficiente cantidad e intensidad para sostener una flora marina compuesta por algas y fitoplancton o microflora que vive en suspensión en la capa más superficial.

Estos organismos son la base de toda una cadena alimenticia que incluye gran variedad de peces, moluscos y mamíferos acuáticos. Como la zona fótica está repleta de nutrientes, casi el 90 por ciento de la fauna y flora marina se ubica en esta primera capa del océano.

¿Qué es la zona disfótica?

Esta es la capa marina ubicada entre los 201 metros hasta 1 kilómetro de profundidad. Aunque la luz puede penetrar hasta estas profundidades, no es suficiente para sostener la fotosíntesis.

Aun así, la zona disfótica tiene bastante vida y es hábitat de especies como los calamares, los pulpos y los peces hacha, entre muchos otros. También la habitan especies capaces de generar su propia luz a través de un proceso químico en la piel o en órganos especializados denominado bioluminiscencia.

Dado que la luz y las presas son escasas aquí, la mayoría de los animales capturan su comida esperando que ésta se acerque lo suficiente, en lugar de cazarla y perseguirla.

¿Qué significa la zona afótica?

En la zona afótica no hay luz por lo que tampoco hay vida vegetal de ningún tipo. Pero no es una zona muerta pues allí también habitan muchas especies de organismos adaptados para la oscuridad total y las altas presiones del mar profundo.

Aunque no sea posible la fotosíntesis, en la zona afótica hay alimentos disponibles para su fauna. Cuando los organismos de las capas superiores mueren, sus cadáveres descienden a las profundidades donde se convierten en alimento para los animales que allí habitan.

Todo tipo de animal u organismo vegetal puede convertirse en parte de este alimento al morir, desde las grandes ballenas y orcas, hasta los tiburones, peces medianos, sardinas e incluso el plancton y otros microorganismos.

En la zona afótica el agua es muy fría y la presión es gigantesca, pero su fauna ha evolucionado para adaptarse a estas condiciones extremas.

Algunos expertos la dividen en dos subzonas, la zona de medianoche y la zona de trinchera.

La zona de medianoche se ubica entre los 1.000 a 1.500 metros de profundidad, mientras que la zona de trinchera llega hasta el propio fondo marino, que puede ubicarse en algunos lugares del planeta más allá de los 10.000 metros de profundidad.

Te recomendamos: ¿Qué ocurre cuando una molécula de clorofila absorbe la luz?

Ejemplo de esto es la Fosa de las Marianas, donde el fondo marino está a 10.924 metros de profundidad.

Aunque parezca increíble, incluso a esos niveles puede haber vida, gracias a la presencia de moluscos y otras especies extremófilas que se han desarrollado alrededor de las chimeneas hidrotermales vinculadas a procesos volcánicos en el fondo marino. Muchas de estas especies producen alimentos a través de un proceso llamado quimiosíntesis.