Cómo darle a unas llantas de aleación un aspecto brillante

Escrito por Ed Gould ; última actualización: February 01, 2018
Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

El aluminio fue descubierto en 1807, pero no fue hasta 1886 que Charles Martin Hall desarrolló un sistema para purificarlo de los compuestos. Las ruedas de aluminio, en motocicletas y otros vehículos, normalmente están cubiertos de laca o pintura y esto debe ser eliminado antes de que puedas pulir el metal debajo. El aluminio fundido es un material que se utiliza para los utensilios de cocina y los muebles de exterior, así como las partes del motor. Darle a unas ruedas de aluminio fundido un aspecto brillante es una actividad intensiva de tiempo, pero los resultados pueden valer la pena el esfuerzo.

Retira las ruedas de aluminio fundido de tu vehículo para que puedas trabajar en ellas libremente. Cubre las áreas que no quieras hacer brillar con cinta adhesiva. Si la rueda tiene radios, puede que te tome un largo tiempo pulir para conseguir un acabado brillante, así que es posible que sólo quieras trabajar en la llanta. Una vez que la rueda está preparada, elimina cualquier pintura y suciedad mediante la aplicación de un removedor en aerosol. Rocía un lado de cada rueda a la vez, permitiendo 20 minutos por cada lado.

Raspa la pintura y la suciedad no deseada con una lana de acero. Si la pintura en la rueda ha comenzado a burbujear, está lista para comenzar a usar la lana de acero. Si no retiras toda la pintura es posible que tengas que volver a aplicar el removedor en aerosol y repetir el proceso.

Enjuaga cada una de tus llantas de fundición de aluminio con agua.

Lija las áreas preparadas de cada rueda con papel de lija. (Ver referencias 3). Para obtener los mejores resultados empieza con un papel de lija de grano 320 hasta que el metal esté tan suave como sea posible. Ahora lija una vez más con un papel de lija de grano 600. Después de eso, usa un papel de lija de grano 1000. Por último, trabaja en el aluminio con un papel de lija fino de espejo.

Aplica un poco de pasta de aluminio pulido en las zonas lijadas abajo de tus ruedas con un paño de algodón. Asegúrate de que la tela sea de algodón 100% y que esté impecablemente limpia. Frota la pasta en la superficie del aluminio.

Pule la pasta en las ruedas con una amoladora de banco con ruedas de telas de algodón. Esto puede acelerar considerablemente el proceso, pero para zonas difíciles, como los rayos, tendrás que pulir el esmalte a mano.

Retira la cinta adhesiva que hayas mantenido en las ruedas después de lijar y pulir. Protege tus ruedas pulimentadas de arañazos mediante la aplicación de un poco de cera normal en éstas. Mantén el aspecto brillante de tus llantas de aleación de aluminio puliéndolas con pasta de pulir y un paño nuevo cada dos meses.

Consejos

Mantén las ruedas ligeramente húmedas mientras las estés lijando. Usa una máscara contra el polvo mientras lijas tu aluminio.

Advertencias

Algunos removedores en aerosol pueden ser nocivos por lo que siempre debes leer las instrucciones de seguridad.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article