Curiosidades de Mario Benedetti

Escrito por Eugenia Orbe ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Con una literatura simple pero con la palabra justa, Benedetti supo llegar a los intelectuales, a los enamorados, a los comprometidos socialmente, a los revolucionarios y a los que no suelen leer. Nació en Uruguay en el año 1920 y perteneció a la reconocida generación de autores del 45, nacida como un fenómeno político y cultural que influenció la identidad nacional de la época. Vivió en distintos países y padeció el exilio en la década del 70. A sus 88 años murió en su país natal: "Después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida", había recitado Benedetti. Aquí te presentamos aquellas curiosidades que no sabes sobre este gran escritor.

Eduardo Longoni / Web.ua.es

Verdadero nombre

Aunque es conocido como Mario Benedetti, este gran escritor fue bautizado con cinco nombres: Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia. Así fue inscripto por sus padres, Brenno Benedetti y Matilde Farugia, siguiendo la tradición italiana del uso de varios nombres, pero él lo modificó en cuanto tuvo la posibilidad legal de hacerlo. Dijo Benedetti: "Yo me llamo Brenno, también mi padre y mi abuelo tenían ese nombre, tengo tíos que se llaman Brenno, en fin, este nombre parece ser nuestro distintivo, como la marca de fábrica". Es por eso, quizás, que en el poema que le escribió al hijo que nunca tuvo, el poeta promete llamarlo con un nombre solitario y único, en lo posible un monosílabo, "de manera que uno pudiera convocarlo con sólo respirar".

Getty Images

Autopublicado

Benedetti fue un verdadero escritor capaz de engendrar una producción que incluye los géneros literarios más variados: novelas, cuentos, poemas, dramas, ensayos. Cobró notoriedad a nivel internacional por su excepcional y, a la vez, sencilla obra poética. Se convirtió en una de las figuras más relevantes de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, tuvo que “autopublicar” sus siete primeros libros. Recién su octava obra, llamada "Montevideanos", fue la primera en conseguir que la publicaran editores.

La Nueva

Lector obsesivo

El autor ha confesado padecer una verdadera obsesión con la lectura. "Si me daban un libro en la noche, yo me quedaba en vela leyendo", contaba. Debido a esto, su padre solo le permitía leer 20 páginas por noche, pero él releía las mismas 20 páginas una y otra vez. Al comenzar el colegio, ya sabía leer: “No recuerdo cómo aprendí, pero entonces ya había leído a Julio Verne y a Emilio Salgari". El primer libro que lo atrapó fue “Dos años de vacaciones”, de Verne. Aún siendo pequeño, aprendió a mecanografiar por sí solo y redactaba noticias policíacas para venderlas por el barrio. Benedetti confesó haber pasado dos semanas leyendo la antología de Baldomero Fernández Moreno, lo que significó para él toda una revelación: "Evidentemente ese hombre era un poeta, era claro, era sencillo y yo dije: éste es el camino por el que yo puedo andar".

CervantesVirtual.com

Multifacético

Benedetti fue un auténtico personaje multifacético. Además de ser un prolífero autor que brilló como poeta, cuentista, novelista y dramaturgo, se destacó también como crítico teatral y de cine y hasta humorista en prensa escrita. Fue periodista en varios periódicos uruguayos - entre ellos "La Mañana", "El Diario" y "Tribuna Popular" - y director universitario del Departamento de Literatura en Montevideo. Además, a lo largo de su vida se distinguió por su compromiso social, por ser un gran defensor de los derechos humanos y de sus ideas políticas nobles, aunque le costaran el exilio.

Leeporquesi.com

El exilio

En 1973, Mario Benedetti se vio obligado a exiliarse a causa de sus ideas políticas, las cuales estaban en conflicto con las fuerzas militares que habían tomado el poder en Uruguay. Tuvo que renunciar a su cargo de director del departamento de Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Humanidades y Ciencias. Dejó Uruguay y se marchó a Buenos Aires, Argentina, para luego trasladarse a Perú, donde fue detenido, deportado y amnistiado, y llegó a Cuba en 1976. Un año después se dirigió a Madrid, España. El exilio se prolongó durante diez largos años durante los cuales debió vivir alejado de su patria, de su familia y de su esposa Luz López Alegre. Finalmente, en 1993 regresó a su tierra y decidió denominar a esta nueva etapa como su "período de desexilio".

ElPais.com

Benedetti al cine

Varias de las obras de Mario Benedetti se han llevado al cine. Su novela "La tregua" tuvo una película homónima, dirigida por el argentino Sergio Renán. Este film fue nominado a los premios Óscar en 1974, en la categoría de mejor película extranjera, ubicando a la primera película argentina en dichos premios. Sus protagonistas fueron Héctor Alterio, Luis Brandoni y Ana María Picchio, grandes actores del cine argentino. El escritor también tuvo su paso por la pantalla grande en una película con producción argentino-canadiense que se estrenó en 1992, llamada “El Lado Oscuro del Corazón”. Fue protagonizada por Darío Grandinetti, Sandra Ballesteros y Nacha Guevara, y en ella se puede ver al escritor recitando sus poemas en alemán.

Zancada.com

Benedetti a la música

La obra de Mario Benedetti también quedó inmortalizada en la música. Desde 1970 ha sido retomada por numerosos músicos de habla hispana. La primera vez que un poema de Benedetti se hizo canción fue a cargo de Numa Moraes, músico uruguayo que le puso ritmo a “Cielo del 69”. Luego llegó la colaboración de Alberto Favero, gracias a quien nació el disco “Nacha canta a Benedetti” en el año 1972, donde se retoman los primeros poemas del autor. Con el aporte de la música, los poemas de Benedetti obtuvieron una gran popularidad. Luego llegó el turno de otro cantautor uruguayo, Daniel Viglietti, quien editó junto a Benedetti el disco “A dos voces” en 1978, en donde reina, sobre todo, la denuncia política y la crítica social. Pero fue la llegada de la voz del gran maestro Joan Manuel Serrat quien le dio un reconocimiento internacional a las letras creadas por Benedetti. En 1985 crearon en conjunto un disco completo titulado “El Sur También Existe”.

Chema Conesa / ElPais.com

Los premios recibidos y los que nunca llegaron

Benedetti recibió gran cantidad de premios, tanto en su Uruguay natal como en otros países. Entre los más importantes se encuentran el Premio Jristo Botev de literatura de Bulgaria, el Premio Llama de Oro 1987 de Amnistía Internacional, el Premio León Felipe de España a los valores cívicos, el VII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Luego llegaron el Premio Iberoamericano José Martí, el Etnosurm, el XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo y se le otorgó el Premio de Letras del Fondo Cultural de la Alternativa Bolivariana para las Américas. A esto se suman infinidad de reconocimientos, homenajes y medallas. Sin embargo, siempre quedó un sabor amargo por la falta del merecido reconocimiento a este excepcional autor que no recibió un Nobel, ni un Cervantes, ni un Príncipe de Asturias.

Efe.com

Inéditas

En 2006 el poeta uruguayo donó más de 6 mil volúmenes al Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti, de la Universidad de Alicante. Tras su muerte, en la catalogación de dicho material, se descubrieron dos poemas manuscritos inéditos. La casa de estudios española reveló que este invaluable trabajo se encontraba en el interior del libro “Insomnios y duermevelas”, publicado en 2002, que escribió el poeta a sus 82 años. Los poemas se llaman “Miedo y coraje” y “Esperas”. Un pasaje de “Esperas” recita: “Uno sigue esperando/ sin responder a nadie/ entre otras cosas porque/ las sombras no preguntan/ uno estira el silencio/ abandonado y torpe/con los ojos abiertos/ y la esperanza inmóvil…”.

Efe.com

Sencillez

Lo más destacado de la obra de Mario Benedetti siempre ha sido su especial sencillez, abarcable por casi cualquier hombre común y corriente, sin dejar por eso de contener una profundidad maravillosa. Decía que sus poemas eran bastante claros, de manera que todos podían entenderlos y por tal motivo la sencillez se convirtió en una obsesión para él. Valoraba enormemente poder llegarle a la gente con lo que escribía, lograr tocar el corazón de "ese hombre de a pie", como él lo llamaba. Benedetti manifestó: "Yo creo que la difusión que han tenido mis libros se debe a que la clase media es universal. Está en todos los regímenes y en todos los países. Entonces siempre hay algo de lo que yo digo que le toca a la gente".

Daniel Mordzinski / Schavelzon.com