Cómo cocinar cerámica sin utilizar un horno

Escrito por Karren Doll Tolliver ; última actualización: February 01, 2018
Puedes cocinar cerámica sin usar un horno.

Cocinar una pieza de cerámica incluye calentarla a temperaturas altas. Esto remueve la humedad de la pasta, y la endurece y la hace frágil. Para controlar la temperatura, los artistas cerámicos y los fabricantes normalmente utilizan un horno equipado con un elemento para calentar y controles adecuados. Sin embargo, puedes cocinar cerámica sin un horno utilizando un contenedor grande a prueba de fuego como una lata de metal. Cocinar cerámica de esta forma es más primitivo que usar un horno.

Perfora un anillo de 3/4 de pulgada (1,91 cm) de diámetro alrededor de la parte inferior de una lata grande de metal. Haz hoyos a 3 o 4 pulgadas (7,62 cm o 10,16 cm) de distancia y a 2 o 3 pulgadas (5,08 cm o 7,62 cm) desde la base de la lata. Perfora otros grupo de hoyos alrededor de la parte superior de la lata. Coloca estos hoyos a 5 o 6 pulgadas (12,7 cm o 15,24 cm) de distancia. Perfora varios hoyos en lugares al azar alrededor de la lata entre los anillos superiores e inferiores.

Coloca la lata en un lugar despejado a prueba de fuego, como en un bloque de hormigón o en un área descubierta. Esparce una capa de serrín en la parte inferior de la lata de 5 o 6 pulgadas (12,7 cm o 15,24 cm) de espesor. Utiliza serrín limpio de madera sin tratar.

Coloca tu cerámica seca, sin cocinar, cuidadosamente en esta cama de serrín, dejando suficiente espacio entre cada pieza y los lados de la lata. Cubre las piezas de cerámica con muchas más pulgadas de serrín.

Continúa colocando capas de piezas de cerámica sin cocinar y de serrín hasta que alcances la parte superior de la lata. Termina con una capa de serrín justo debajo de los hoyos alrededor de la parte superior.

Coloca varios palillos de madera con astillas de 10 o 12 pulgadas (25,4 cm o 30,48 cm) de largo en forma piramidal por encima del serrín. Enrolla un poco de papel periódico viejo, colócalo debajo de la pirámide de madera y enciéndelo. Deja que la llama prenda bien y comience a hacer arder el serrín debajo de la misma.

Coloca la tapa de la lata y deja que el serrín arda y eche humo. Permite que se queme completamente y que luego salga. Esto tomará seis horas o más.

Deja que la lata se enfríe la misma cantidad de tiempo que le llevo al serrín quemarse. La lata debe estar completamente fría antes de abrirla. Por esto, desde el tiempo en que prendiste el fuego, deben dejar que la lata repose por cerca de 12 horas o más. No la abras ni la toques de ninguna forma durante este tiempo y no la dejes de vigilar.

Quita la tapa y cuidadosamente levanta la cerámica. Estará ahumada y cubierta de cenizas.

Enjuaga cada pieza bajo agua pura y friega con un cepillo de metal. Seca con una toalla limpia. Frota con cera de abeja para hacer que brille.

Consejos

Quizás puedas adquirir serrín de una maderera o de una tienda de maderistas; debe estar hecha solamente de madera y no debería tener ningún químico en él como tratante de presión.

La cerámica terminada será porosa de forma que no se puede utilizar para líquidos.

Para cerámicas con un acabado suave, pule la masilla antes de cocinar con la parte posterior de una cuchara hasta que esté brillosa y pareja.

Advertencias

No dejes el fuego sin vigilar. Ten siempre a mano un extintor durante el proceso de cocinado. No permitas que los niños jueguen cerca de la lata porque la cerámica podría explotar.

Sobre el autor

Karren Doll Tolliver holds a Bachelor of English from Mississippi University for Women and a CELTA teaching certificate from Akcent Language School in Prague. Also a photographer, she records adventures by camera, combining photos with journals in her blogs. Her latest book, "A Travel for Taste: Germany," was published in 2015.

Créditos fotográficos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article