Cómo hacer cera de sebo

Escrito por Lynn Ramsson ; última actualización: February 01, 2018

El sebo, también conocido como grasa vacuna procesada, tiene una larga historia de utilidad. El sebo limpio puede usarse para hacer jabón y velas. Hacer tu propio sebo desde cero es un poco difícil, pero no tanto como podrías pensar. Los pasos para hacer sebo son sencillos; aguantar el olor de la grasa animal hirviendo puede ser la parte más difícil. Revisa estos pasos antes de intentar hacer tu propio sebo.

Cómo hacer cera de sebo

Compra 5 libras (2.5 kg) de grasa animal de una tienda de abarrotes o de tu carnicero local. El sebo originalmente se hacía de grasa de res o cordero, pero prácticamente cualquier tipo de grasa animal servirá. Por cierto, la manteca es el equivalente porcino del sebo.

Coloca la grasa animal en una olla grande para cocinar y cúbrela con agua. Agrega sal y enciende el fuego. Caliente la grasa y el agua salada hasta que la mezcla hierva. Luego continúa hirviendo a fuego lento. Enciende el ventilador potente para librarte de too el olor que puedas.

Calienta a fuego lento aproximadamente por diez minutos por libra (0.5 kg) de grasa. Si eliges preparar menos grasa animal, simplemente ajusta la cantidad de agua y sal y calienta por menos tiempo.

Una vez que la mezcla se haya cocinado por suficiente tiempo para procesar toda la grasa posible, encontrarás sólo carne y trozos de cartílago en el líquido. En este punto cuela el líquido con el colador para separar los sólidos y descartarlos.

Vierte el líquido en un tazón de metal y deja que se enfríe. A medida que se enfría, la grasa utilizable flotará a la superficie. Una vez que el líquido esté a temperatura ambiente, cubre el tazón con envoltorio plástico. Acelera el proceso de elevación de la grasa colocando el tazón en el refrigerador.

Cuando la grasa se eleve a la parte superior y parezca sólida, se verá blanca y cubrirá la superficie completa del líquido en el tazón. En este punto, libera cuidadosamente la grasa del líquido que está debajo y limpia los trozos de grasa con agua fría antes de guardarla en bolsas de plástico. Desecha el líquido con cuidado; no lo viertas en el fregadero, pues tapará tus tuberías.

Almacena los trozos de grasa limpios en bolsas de plástico en el congelador. Para tu propio conocimiento, etiqueta las bolsas con la fecha en la que hiciste el sebo y simplemente saca trozos de las bolsas a medida que los necesites para hacer jabones o velas.

Consejos

Asegúrate de que tu ventilador funcione antes de probar este proceso. El olor realmente resulta muy abrumador.

Advertencias

Ten cuidado de no vertir el líquido restante después de que se forme la grasa en el fregadero. Los pequeños trozos de grasa que quedan en el líquido se pegarán a las paredes de las tuberías y las obstruirán.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article