Arregla las flores como una profesional: 10 trucos que pueden dejar a tu florista fuera del negocio

Escrito por Jonathan Fong ; última actualización: February 01, 2018
Arregla las flores como una profesional

A todas nos encantan las flores. Pero comprarlas en una floristería puede resultar costoso. Si el hecho de armar tu propio arreglo floral te intimida un poco, te tengo buenas noticias: puedes crear un arreglo floral maravilloso de forma sencilla. Simplemente debes seguir estos pasos para aprender a crear un arreglo hermoso y con aspecto profesional.

Selecciona las flores

La magia para crear un arreglo floral perfecto comienza incluso antes de poner las flores en el florero. Primero debes seleccionar la cantidad adecuada. Es importante que mires la abertura de tu florero y que luego compres la cantidad suficiente de flores de modo que su tamaño supere cuatro veces la zona de la abertura. Muchas personas no saben cómo mezclar y combinar los colores. La solución más sencilla es hacer un ramo monocromático. Simplemente debes seleccionar tres o cuatro tipos de flores de una misma familia de colores.

Preparar el agua

El entorno acuático ideal para poner las flores cortadas debe tener un poco de ácido para que el agua pueda penetrar los tallos y un agente antibacterial. El refresco de lima limón contiene el el ácido y el azúcar necesarios mientras que la lejía es buena para matar a las bacterias. Llena un jarrón limpio hasta los tres cuartos de su capacidad con una parte de refresco y tres partes de agua. Añade una cucharadita de lejía en cada cuarto de galón (946 ml) de agua.

Recubre el florero con hojas.

Probablemente has notado que en la mayoría de los arreglos florales profesionales no es posible ver los tallos de la flor. Los floreros opacos de cerámica ocultan los tallos pero no sucede los mismo con los floreros de vidrio. Puedes forrar el recipiente con hojas para darle a tu arreglo un aspecto profesional. Usa unas largas como las de la aspidistra, una planta común en la mayoría de las casas. Las hojas de esta planta son las que aparecen en el ejemplo. El agua del florero las amplifica, como si fuera una lupa, lo que crea un efecto maravilloso.

Una cuadrícula de cinta para mantener las flores en su lugar.

Para que todas las flores se mantengan en su posición puedes crear una cuadrícula con cinta adhesiva en la parte superior del florero. La que aparece en la imagen es una cinta floral verde, pero puedes usar cualquier tipo de cinta que tengas en tu casa. La que queda visible en el borde permanecerá cubierta más tarde, cuando pongas las flores.

Quita el follaje

Ahora, debes preparar las flores. Quita el follaje de los tallos que quedarán dentro del agua. Si quedan hojas en ellos quedarán empapados y formarán bacterias.

Corta los tallos en un ángulo.

Usa una podadera afilada para cortar los tallos en diagonal, de modo que obtener una mayor superficie para que el agua pueda penetrar en ellos. No uses una tijera común, ya que puede machucar los tallos (las podaderas para flores están disponibles en la mayoría de las tiendas de artesanías). Es mejor que cortes los tallos bajo el agua corriente o en un tazón con agua para evitar que penetre el aire en los tallos, ya que este puede bloquear la absorción del agua.

Agrupa los mismos tipos de flores juntas.

El hecho de colocar las flores en el florero es la parte que resulta más intimidante para la mayoría de los principiantes pero hay un truco simple que te permitirá hacerlo más fácilmente. El secreto para crear un arreglo con aspecto profesional es agrupar el mismo tipo de flores juntas, en lugar de mezclarlas. Asigna determinadas secciones de la cuadrícula a cada tipo de flor y luego coloca las flores dentro de esas secciones.

Crea una forma de domo.

Comienza en un lado del florero y continúa hacia el otro lado, rellenando las secciones de la cuadrícula. Deberías dejar las flores que se encontrarán alrededor del borde del florero más cortas y colocar más altas las del medio. Esto permite crear una forma de domo en la que los tallos no son visibles.

Añade hojas.

Si tienes más hojas de aspidistra, puedes doblarlas a la mitad y engraparlas para formar bucles. Pon esas hojas dobladas en la última sección del florero. Al agrupar esas hojas lucirán como un moño.

El toque final.

El toque final para hacer un arreglo profesional es añadir un elemento unificador que reúna a todos los demás, mientras al mismo tiempo rellenas los espacios vacíos. en este ejemplo, las bayas de hipérico, que pertenecen a la misma familia de colores, permiten completar tu arreglo en varios lugares. Aunque hayas separado las flores por tipo, las bayas te permitirán desdibujar los límites para obtener un arreglo magnífico y cohesivo. Ahora podrás disfrutar de un arreglo floral que lucirá como si lo hubiesen traído directamente de la floristería.

Consejos

Cambia el agua a diario para mantenerla limpia y libre de bacterias.

Cuando cambies el agua, vuelve a cortar los tallos para que puedan absorberla con facilidad.

Mantén el arreglo en un entorno fresco, alejado de la luz solar directa.

Advertencias

Ten cuidado cuando trabajes con lejía ya que esta puede decolorar tu superficie de trabajo.

Sobre el autor

Jonathan Fong is the author of three books: "Walls that Wow," "Flowers that Wow," and "Parties that Wow." He currently hosts the web series "Style With A Smile."

Créditos fotográficos

  • Jonathan Fong
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article