Cómo hacer almohadas para calentar en microondas

Escrito por Michelle Hogan ; última actualización: February 01, 2018
rice image by alri from Fotolia.com

Cuando tu espalda te molesta después de un largo día de pie o cuando el cuello se tensa después de trabajar en tu computadora todo el día, una terapia con una almohada de calor puede ser justo lo que necesitas. Con unos pocos materiales simples, puedes hacer tu propia almohada para terapias de calor que pueden aliviar los dolores mejor que una almohadilla térmica.

Corta y cose la tela en el tamaño y forma deseada para tu almohada. Un calcetín funciona muy bien para una almohada de cuello, por ejemplo. Puede ser pequeña para que puedas llevarla contigo mientras viajas o más grande para que pueda cubrir un punto en tu espalda. Las almohadas pequeñas de 4 por 4 pulgadas (10 por 10 cm) son excelentes calentadores para manos o botas.

Deja una apertura pequeña de una pulgada o dos (2,5 o 5 cm) en la almohada para que puedas rellenarla fácilmente.

Esteriliza el relleno escogido calentándolo en el microondas a nivel alto por dos minutos antes de llenar tu bolsa. El arroz, los granos pequeños, la cebada, el trigo y el maíz funcionan bien. Asegúrate de dejar que se enfríe bien antes de realizar el llenado.

Llena la bolsa con el relleno deseado. No llenes mucho la almohada. Querrás que el relleno quede un poco suelto dentro de la almohada de forma que se pueda moldear fácilmente a tus necesidades (alrededor de tu cuello, por ejemplo).

Añade cualquier hierba deseada al relleno en este momento.

Cose la apertura luego de rellenar la almohada.

Corta y cose otra almohada un poco más grande en tamaño y forma que tu primera almohada si deseas que tenga una cubierta que puedas poner y quitar. Aquí es donde puedes usar lana y otros tipos de tela.