¿Qué actividades pueden mejorar la fluidez en la lectura de un niño de tercer grado?

Escrito por Alison Williams ; última actualización: February 01, 2018
Es vital que los niños lean con fluidez.

La fluidez en la lectura es la facilidad y rapidez con que se lee. Los lectores fluidos la decodifican rápidamente utilizando los conocimientos de fonemas (sonidos) y leen con precisión sin pausas ni tropiezos. Un lector con fluidez en tercer grado debe leer a una velocidad de 120 a 126 palabras correctas por minuto. Lograr la fluidez significa que un lector puede centrarse más en la comprensión, la otra habilidad necesaria para leer. Muchas actividades pueden ayudar a un estudiante a aumentar su fluidez en la lectura.

Práctica diaria

Hazte un tiempo para leer con todos los estudiantes.

Haz de la lectura una parte diaria de la rutina de la clase. Tómate un tiempo para leer con todos los estudiantes, de forma individual o como parte de un pequeño grupo de lectores con una capacidad similar, al menos una vez a la semana. Esta atención individual aumenta la confianza y proporciona oportunidades a los estudiantes para la práctica y a fin de que puedan ver cómo están progresando y dónde necesitan ayuda adicional. Si tienes ayuda de un adulto en la clase, asegúrate de hacer pleno uso de este recurso. Utiliza tus ayudantes para leer con individuos y grupos pequeños. Leer con un compañero, donde los estudiantes tienen un socio ideal de un grupo de niños un año más grandes o de una mayor capacidad, también ofrece la oportunidad de mejorar la fluidez, como lo puede hacen la lectura entre pares.

Círculo de lectura

Trabaja con un grupo pequeño de una capacidad similar escogiendo un texto en el que los estudiantes se centrarán y disfrutarán. Asegúrate de que todo el mundo tiene una copia del texto. Haz que todos se sientan en un círculo, incluyéndote. Cada persona en el círculo se turna para leer una oración. Continúa alrededor del círculo, en el sentido de las agujas del reloj, con cada persona leyendo la siguiente frase. En un punto adecuado di "cambio". Cuando oigan esto, los lectores deben cambiar de dirección, pasando de derecha a izquierdas. Haz esto tantas veces como desees, hasta llegar al final de la historia o capítulo. Este método de lectura asegura que cada uno tiene que centrarse. Cada estudiante debe seguir el texto de modo que esté listo para leer cuando sea su turno. Los estudiantes también estarán siguiendo lo que sus compañeros están leyendo, lo que ayuda a desarrollar destrezas para reconocer palabras.

¿Cuántas rimas?

Construir el reconocimiento de palabras y la conciencia fonológica ayuda a mejorar la fluidez, así que prueba actividades que desarrollan estas habilidades. Dale a cada estudiante una pizarra individual. Escribe una palabra en la pizarra de clase. El largo de esta palabra dependerá de la capacidad de los estudiantes con los que estás trabajando. Lee la palabra en voz alta varias veces para que los alumnos puedan escuchar los fonemas. A continuación, coloca un temporizador y haz que los estudiantes escriban la mayor cantidad posible de palabras que rimen con la palabra en sus pizarras. Ayuda al explicar que esto se puede conseguir fácilmente mediante el cambio de la primera letra. Deja que los estudiantes compartan las palabras que han escrito para que puedan aprender unos de otros.

Lectura en equipos

Si tienes un grupo de estudiantes al que les está costando conseguir fluidez en la lectura, esta actividad genera confianza y es una manera divertida de reducir el estrés asociado con las dificultades para leer. Selecciona un texto que esté escrito en el nivel correcto para tu grupo. Muestra el texto donde todo el mundo pueda verlo o que todos tengan una copia del texto. Comienza por hacer que todos lean el texto juntos, ayudándose unos a otros y construyendo confianza a través de la familiaridad. Cuando todos parezcan seguros divide el grupo en dos equipos. Cada equipo tiene un turno para leer una frase del texto. Cada uno tiene que concentrarse y seguir el texto. Ser capaz de leer junto con sus compañeros ayuda a los estudiantes a sentirse menos conscientes de sí mismos sobre cometer errores.

Sobre el autor

Based in Hampsire in the south of England, Alison Williams has been writing since 1990. Her work has appeared in local magazines such as "Hampshire Today" and "Hampshire the County Magazine." Williams is qualified in newspaper journalism and has a Bachelor of Arts in English language and literature from the Open University. She has recently published her first novel "The Black Hours" and has a master's in creative writing.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article