Cómo enseñarle a tu hijo a usar la brújula

Escrito por Fiorella Franella ; última actualización: July 03, 2018

Los niños pueden aprender los conceptos básicos de los mapas y las cuatro direcciones cardinales mientras les enseñas cómo funciona una brújula. Una vez que se sienten cómodos con lo básico, pueden comenzar a aprender cómo orientarse y cómo navegar por un terreno usándola. Evita enseñarles conceptos avanzados como la declinación; concéntrate en los aspectos básicos de la brújula: sus partes, la orientación y las habilidades básicas de la navegación.

Fundamentos de la brújula

Explícales a los niños que un mapa es como una vista aérea del mundo y cómo los navegantes usan los cuatro puntos cardinales. Necesitan saber que la Tierra posee un polo norte magnético, que siempre está en la posición superior de un mapa, y que la aguja de una brújula siempre apuntará hacia el norte. Deja que los niños practiquen y pídeles que determinen hacia dónde se encuentra al norte mientras miran la brújula. Asegúrate de que puedan identificar las diversas partes de la brújula, incluyendo la aguja magnética, la flecha de orientación, la flecha de dirección de viaje, el anillo giratorio graduado y la placa base.

Establecer un rumbo

Luego, enséñales a establecer un rumbo o usa la brújula para determinar en qué dirección deben caminar para llegar a un destino determinado, incluso si el terreno es inclinado. Muéstrales cómo mantener la brújula frente a ellos, completamente plana y que la flecha de dirección de viaje siempre esté apuntando a la dirección que desean ir. Demuéstrales cómo rotar el anillo giratorio para que la flecha de orientación coincida con la dirección de la aguja magnética que apunta al norte. Pueden usar este rumbo para determinar qué camino deben tomar para llegar al destino, así como también la dirección en la que deben viajar para volver a su punto de partida.

Hazlo práctico

Deja que los niños practiquen las habilidades que aprendieron en el mundo real. Pídeles que se paren en un lugar determinado, elijan un destino y tomen un rumbo. Luego pídeles que intercambien ubicaciones con un compañero e intenten descubrir el destino de la otra persona. También puedes enseñarles cómo orientarse alineando su brújula con un mapa y jugando un juego similar con un mapa en un área al aire libre.

Practica las habilidades con la brújula

Una vez que los niños se sientan cómodos con la orientación, desafíalos a caminar con una brújula de tres ejes. Indícales que marquen sus puntos de inicio y que ubiquen sus brújulas a 360 grados, que es el norte. Luego deben ver un punto de referencia hacia el norte y caminar 100 pasos. Luego, que coloquen sus brújulas a 120 grados y caminen otros 100 pasos; seguidamente, que coloquen sus brújulas a 240 grados y caminen otros 100 pasos. Esto debería llevarlos hacia un triángulo completo, y deberían encontrarse muy cerca de su punto de partida, solo si realizaron la actividad correctamente. Esta actividad ayuda a los niños a practicar la observación de un punto de referencia con sus brújulas.

Este artículo fue realizado con la ayuda de sciencing.com

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Clarissa Hallmark/Demand Media
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article