×
Loading ...

Ganadores y perdedores de la ley de especies en peligro - Un año en revisión

Escrito por Gabriel Lizardo ; última actualización: July 03, 2018

La Ley de Especies en Peligro de Extinción es posiblemente la ley más poderosa de los Estados Unidos para prevenir la pérdida de la biodiversidad. Decretada por el Congreso, con un abrumador apoyo bipartidista y promulgada en 1973 por el ex presidente Richard Nixon, la Ley ha ayudado a recuperar al águila calva, al pelícano pardo y al caimán americano, entre otros.

Loading ...

En sus más de 40 años de historia, los partidarios le dan crédito a la Ley por evitar que el 99 por ciento de las especies incluidas en la lista se extingan. A partir de junio de 2017, más de 2.200 especies de animales y plantas fueron oficialmente catalogadas como amenazadas o en peligro de extinción, con más esperando para ser consideradas como tales. Solo 37 especies han sido recuperadas y sacadas de la lista desde 1978, de estas, 19 ocurrieron bajo el ex presidente Barack Obama. De hecho, la Administración Obama recuperado más especies que todas las administraciones anteriores combinadas.

Los críticos apuntan a esta baja tasa de exclusión de animales de la lista como prueba de que la Ley no está funcionando. Desde enero de 2017, el Congreso ha presentado 28 proyectos de ley que buscan socavar las protecciones federales para ciertas especies, debilitar la ley mediante enmiendas o eliminar la ley por completo.

Aunque menos del 2 por ciento de las especies incluidas en la lista aún no se han recuperado, no debe ignorarse la importancia de la salvación las 37 que estaban al borde de la extinción. Y con errores y fracasos, se puede aprender más. A continuación se muestran algunas de las victorias y de las pérdidas notables de especies en peligro del año pasado.

Sapo de Wyoming (Anaxyrus baxteri)

Estado actual: en peligro

El sapo de Wyoming, el anfibio más amenazado de América del Norte, vive solo en el Valle del Río Laramie, en el centro-sur de Wyoming. Una vez abundante en la región, la población disminuyó a mediados de la década de 1970, muy probablemente como resultado de los insecticidas, la pérdida de hábitat y el hongo chytridiomycota anfibio. El sapo, del tamaño de un puño, se añadió a la lista de especies en peligro de extinción en enero de 1984. De 1985 a 1987, se temió se hubiera extinguido, hasta que se descubrió una pequeña población remanente. En 1989, los biólogos reunieron al último de los 10 sapos salvajes restantes para comenzar la cría en cautiverio. Miles de los renacuajos resultantes, 160.000 para ser exactos, fueron liberados anualmente, pero pocos llegaron a la edad adulta. Para 2011, el equipo de recuperación registro solo a un sapo.

En 2012, el "Equipo Sapo" cambió de táctica. En lugar de soltar los renacuajos directamente en los estanques, practicaron la liberación dentro de alambradas que mantenían a los renacuajos, y más tarde a los sapos, a salvo de los depredadores a medida que crecían y se aclimataban a su nuevo hogar. Y el tal llamado "lanzamiento suave" funcionó: en un año, los estudios detectaron sapos que habían sobrevivido a la edad reproductiva, por no mencionar los grupos de huevos.

De vuelta en las instalaciones de cría en cautiverio, los científicos evitan la endogamia y maximizan la diversidad genética a través de conexiones de amor cuidadosamente planificadas que son llevadas a cabo por un experto en el registro genealógico de sapos. En primavera, los sapos se enfrían a 38 grados por poco más de un mes. Se cree que simular la hibernación estimula la liberación de hormonas que desencadenan la reproducción en la naturaleza. Aún así, para que se pongan de buen humor, los pares de sapos escogidos para aparearse reciben hormonas suplementarias y son tratados con llamadas de apareamientos registradas a través de otros sapos de Wyoming.

Si bien la especie aún no está fuera de peligro, su población silvestre ahora suma cerca de 1.500 sapos. Y una vez fue una especie en gran parte desconocida, el sapo de Wyoming ahora tiene una cervecería local llamada: Wyoming Toad Rye IPA.

Murciélago magueyero menor (Leptonycteris curasoae yerbabuenae)

Estado: propuesto para excluir de la lista

El murciélago magueyero menor es uno de los únicos tres murciélagos que se alimentan de néctar en los Estados Unidos. Con una lengua tan larga como su cuerpo de 3 pulgadas (7,6 cm), el murciélago poliniza el cactus Saguaro y otras plantas suculentas del desierto que florecen en la noche, incluido el ágave azul, a partir del cual se produce el tequila. La especie es uno de los pocos migrantes de larga distancia en el mundo de los murciélagos. No todos migran, salvo los que se dirigen hacia el norte cada primavera y verano, siguiendo un rastro de néctar de plantas florecientes de más de 700 millas, desde México hasta el desierto de Sonora.

Cuando se incluyó en la lista inicialmente, en los EE.UU. en septiembre de 1988 y en México seis años después, el murciélago estaba luchando por su permanencia. Se cree que su número cayó por debajo de 1.000 y contaban únicamente con 14 lugares de descanso. La pérdida de hábitat ha sido particularmente perjudicial en ambos lados de la frontera. En América Latina y México, muchos fueron asesinados por error en sus cuevas y en los sitios de descanso, en intentos equivocados de erradicar murciélagos vampiros. Otros se vieron afectados a medida que los agricultores de ágave se alejaron de las prácticas tradicionales.

Para aumentar el contenido de azúcar, los agricultores de agave eliminan las flores de las plantas antes de que puedan ser polinizadas. Rodrigo Medellín – cariñosamente conocido como el "Hombre Murciélago de México" – pronto persuadió a los agricultores de permitir que florecieran algunas de sus plantas, lo que permitía mejorar la diversidad genética de los cultivos y suministrar combustibles ricos en proteínas y azúcares para los murciélagos migratorios. Medellín incluso se ha unido a varios productores para comenzar a comercializar un tequila certificado "amistoso para murciélagos".

En los EE. UU., un esfuerzo de ciencia ciudadana de 10 años utilizó a los residentes del sur de Arizona para registrar el uso nocturno de los murciélagos en los alimentadores de colibríes. Sus datos ayudaron a los biólogos a comprender mejor los patrones de migración del murciélago magueyero menor y proporcionaron oportunidades para rastrear a los murciélagos hasta sus sitios de descanso.

Hoy en día, la población asciende a 200.000 murciélagos con 75 nidos de descanso. El 6 de enero de 2017, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. propuso que se elimine del listado el mencionado murciélago.

Zorro isleño (Urocyon littoralis)

Estado: zorros de las islas de San Miguel, Santa Rosa y Santa Cruz retirados de la lista de amenazados debido a su recuperación; Zorros de la isla de Santa Catalina amenazados

El zorro isleño, del tamaño de un gato doméstico, ha habitado las Islas del Canal cerca de la costa de California durante miles de años. Para el año 2000, la población descendía a menos de 100 individuos. Los cerdos salvajes habían atraído a las águilas doradas, que se habían mudado después de que las águilas calvas, que se alimentaban de peces se perdieran por el uso del insecticida DDT que se vertía en la costa. Como no se alimentaban de los lechones, las águilas doradas se volvieron hacia los zorros. Y en 1999, el moquillo canino, devenido de los mapaches introducidos al lugar, mató al 95 por ciento de los zorros en la isla Santa Catalina. Cuando las cuatro subespecies se incluyeron en la lista en 2004, los científicos le dieron a la especie una probabilidad del 50 por ciento de extinguirse.

El complejo esfuerzo de recuperación involucró múltiples partes móviles: criar zorros en cautiverio, vacunar zorros salvajes y en cautiverio para atacar el moquillo canino, reubicar águilas reales en el norte de California, sacrificar a los cerdos salvajes – un paso no exento de controversia – y reintroducir las águilas calvas.

En un regreso aclamado como la recuperación más rápida de cualquier mamífero incluido en la Ley de Especies en Peligro, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos retiró tres de las cuatro subespecies de la lista el 12 de agosto de 2016. Hoy, sus poblaciones han aumentado a niveles sostenibles, que van desde 700 zorros en la isla de San Miguel a 2.100 zorros en la isla de Santa Cruz. La subespecie de la Isla de Santa Catalina pasó de estar en peligro a estar amenazada; continúa recuperándose, pero a un ritmo más lento.

El cuervo hawaiano | ʻAlalā (Corvus hawaiiensis)

Estado: Extinto en la vida silvestre

Alguna vez común en la isla grande de Hawái, el cuervo hawaiano, conocido localmente como 'alalā, es un ave del tamaño de una pelota de fútbol americano. Es una de las dos especies de cuervos que utilizan herramientas. Después de décadas de declinaciones devastadoras debido a la depredación, la enfermedad y la pérdida de hábitat, los cuervos fueron incluídos en la lista de especies en peligro de extinción en marzo de 1967. En el año 2002, se extinguió en la naturaleza. Actualmente, solo 130 'Alala permanecen en el mundo y todos nacieron en cautiverio.

A finales de 2016, los científicos lanzaron cinco 'alalās masculinos juveniles en la Reserva del Área Natural Pu'u Maka'ala, un área de hábitat excelente donde los depredadores introducidos como la mangosta y las ratas habían sido eliminadas, así como el ganado y las cabras cercados. En una semana, tres habían muerto; dos por 'io, halcones hawaianos, y uno por inanición. Las dos aves restantes fueron capturadas y devueltas a la instalación de crianza.

A fines del verano o principios de otoño de 2017, los científicos le darán al 'alalā otra oportunidad, pero con algunos ajustes al protocolo de lanzamiento. El sitio de liberación de Pu'u Maka'ala se moverá a una posición más alta con la esperanza de mantener el rango preferido del 'alalā fuera del rango del ‘io típicamente por debajo de los 5.200 pies. También aumentarán la disponibilidad de alimentos suplementarios.

Se liberarán más aves, doce en total, incluidos los dos machos que sobrevivieron al primer intento. Dos de estos serán criados por padres cuervos en lugar de ser criados por humanos. Y por último, los pájaros pasarán por un riguroso campamento de aversión a los depredadores, donde a los 'alalā se les enseñará a asociarlos con una amenaza. Solo los graduados estrella participarán en el lanzamiento.

Los autores de un artículo de 2015, en la revista de Ecología Aplicada, advierten que "la crianza de conservación y liberación no son una solución para la conservación, sino más bien un camino arduo, difícil e impredecible cuando existen alternativas". El equipo 'alalā lo sabe muy bien, pero se inspiran del pájaro estatal hawaiano, el nēnē. En la década de 1940, solo 50 de los gansos en peligro permanecieron en las islas. Más de 60 años después, 2.700 aves criadas en cautiverio han sido liberadas con éxito y la población se ha recuperado.

A pesar de los éxitos, la naturaleza es compleja e implacable. Y es mucho más fácil conservar especies antes de que estén al borde del olvido.

Este artículo fue realizado con la ayuda de sciencing.com

Loading ...
Loading ...

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Loading ...
Loading ...
Loading ...