Cómo hacer un sarape mexicano

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: February 19, 2019

Sarape mexicano una prenda tradicional mexicana cuya historia se remonta a la época colonial.

Concebidos originalmente como una manta o prenda de protección para el frío y la exposición al rudo ambiente de los trabajadores humildes del campo de México y Guatemala.

El sarape mexicano parece estar hoy diseminado como una prenda decorativa y muy alusiva a la cultura mexicana por su riqueza de tejido, sus colores vívidos o brillantes en combinaciones.

Ráfagas de blanco, amarillo, naranja, rojo, verde, azul, morado en tonos degradados fácilmente se fusionan en un elaborado diseño decorando nuestras camas, muebles o la pared de nuestra sala de estar.

Para el portal Mexicodesconocido.com el sarae cuenta una historia de tradiciones mesoamericanas y europeas, ha sido por siglos la prenda de peones, jinetes y charros. Acompañó a insurgentes y “plateados”, vistió a los patriotas de la guerra.

Adentrémonos un poco más en la historia y veamos cómo convertir un trozo de tela de lana y algodón en un bello y decorativo sarape mexicano.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer un vestido de danza mexicana?

La historia del sarape

El sarape es conocido por varios nombres a lo largo y ancho de la geografía mexicana y los pueblos que hoy conforman el sur de los Estados Unidos, donde lo pueden llamar saltillo, gabán, chamarro, jorongo, tilda, cotón, poncho.

Sus orígenes se remontan a la época de la colonización, de hecho mezclan elementos de la cultura prehispánica e ibérica.

De la primera toma el uso de los tintes artesanales, el algodón, los bellos motivos y los patrones grecos y zoomorfos; de la segunda el proceso de preparación de la lana y el montaje en el telar.

En dominio Stylemexican.com nos cuenta que los primeros sarapes mexicanos eran portados por los aborígenes Chichimecas del área de Coahuila al noreste mexicano, su uso se diseminó rápidamente al centro y sur del hoy México y los estados fronterizos de EEUU.

Aunque originalmente se usaba como una prenda para el clima frío, también se usó por siglos como cobija o almohada para el duro rigor del campo.

Saltillo la capital del Estado de Coahuila es famosa por su rica cultura y mercado productor de textiles autóctonos, cuna de la historia de la ropa nativa mexicana.

El sarape se extendió del campo a la ciudad, de los charros y los jinetes que aún lo portan a las paredes, pisos y muebles de casas y locales de quienes lo eligen como elemento decorativo y acogedor.

Te puede interesar: Datos acerca de la forma de vida, el idioma y la recreación en México.

El tejido del sarape mexicano.

Lo más complicado de hacer un sarape mexicano es encontrar la bella tela o tejido genuino para su confección.

El textil propio para su elaboración es una mezcla de lana y algodón de rico entramado, buen grosor, tejido en los aparatos artesanales originarios de la España colonial.

Las ricas tonalidades multicolores se confunden en bandas de complicados patrones degradados donde generalmente una franja más grande representa al color primario. Elaborados diseños zoomorfos, herraduras de caballos o formas geométricas complejas adornan el patrón central del sarape.

Los sarapes son prendas simples y útiles que se venden en todo México a igual que el tejido para su elaboración.

¿Cómo hacer un sarape mexicano?

Teniendo un buen tejido o tela que lo asemeje, hacer un sarape tradicional mexicano es un proyecto fácil que requiere pocas herramientas, materiales y menos de una hora para terminarlo.

Un sarape es básicamente un trozo rectangular de tejido, una mezcla de lana y algodón de 1.90 metros de largo con un estrecho corte en el centro para dar cabida al cuello.

Extiende la tela sobre una superficie grande y plana. Mide y corta una porción de tela de 1.25 m de ancho x 1.90 m de largo (aproximadamente 50 x 75 pulgadas).

Marca con una tiza de tela una línea continua o a trazos a 1.25 cm (0.5 plg.) de ambos extremos de la tela para poder hacer los dobladillos. Dobla la tela a lo largo de las líneas y colócale alfileres.

Fija la función de tu máquina de coser a una puntada firme con apariencia de zigzag de un lado de la tela y con puntadas rectas por el lado contrario.

Cose ambos dobladillos por las partes donde colocaste los alfileres, removiéndolos conforme vas formando el dobladillo para evitar que se averíe la aguja de tu máquina.

Dobla el sarape por la mitad a lo largo. Con la tiza mide y marca una línea de unos 30 cm (12 pulgs.) en el centro del lado doblado central, este será el orificio para el cuello.

Corta a lo largo de la línea para crear una abertura para el cuello, debe ser lo suficientemente ancha para que pase la cabeza.

Mide y corta 2 trozos de 30 cm (12 pulgs.) de cinta tipo bies para borde. Dobla la cinta alrededor de la línea del cuello y colócale alfileres. Pega la cinta al sesgo con la máquina de coser para terminar el cuello.

Compra y añádele flecos decorativos en la orilla para darle un toque más autóctono.

¡Disfruta tu bello sarape mexicano!