La representación simbólica de las flores en el arte

Escrito por Sandi Hoffman ; última actualización: February 01, 2018
flowers image by Ergün Özsoy from Fotolia.com

Las flores se prestan de manera natural a la simbología y los artistas se han inspirado en ellas durante siglos. Muchos pintores japoneses expresan reverencia cultural a la flor de cerezo. Los de la época impresionista se centraron en los efectos de la luz sobre las flores. Otros utilizaron las flores para expresar un estado de ánimo en un momento determinado del tiempo, como es el caso de los girasoles de Van Gogh. Un artista también puede utilizar las flores para representar una visión particular del mundo. Cualquiera que sea la intención, la perspectiva individual de un pintor aumenta la eficacia del simbolismo en la pintura.

Flores del cerezo japonés

cherry blossom image by fumie from Fotolia.com

Los japoneses han pintado las flores del cerezo durante siglos. La historia japonesa tiene esta flor en alta estima. Domina el paisaje durante un máximo de tres semanas al año y su impresionante belleza se desvanece al momento de caer al suelo. Según una investigación realizada por Stephanie Cargile, estudiante de la Universidad San Olaf, para los japoneses esta belleza efímera simboliza el carácter temporal de la vida. La forma y color de las flores también reflejan los "valores tradicionales de la pureza y la simplicidad japonesa". El símbolo de la flor de cerezo da un paso más allá al vincularse a la cultura samurai, lo que refuerza la fugacidad de la vida del samurai.

Los lirios de agua de Monet

Water lilies in lake image by L. Shat from Fotolia.com

Para Claude Monet, los lirios de agua tuvieron un valor simbólico. Al principio de su vida, él utilizó los lirios de agua en sus pinturas para explorar los efectos de luz durante todo el día, ya que se reflejan en un estanque en Giverny, Francia. CP Weekes, autor de "The Invincible Monet” (El Monet Invencible), dice, "Incluso sus cuadros, que a los ojos modernos ven la esencia del romance, para Monet son reproducciones científicamente exactas del efecto de la luz sobre la naturaleza en un momento dado". El lirio de agua en sus pinturas comenzaron en paralelo a su creciente amor por Alice Hoschede, que más tarde se convirtió en su esposa. La reflexión de las flores en el estanque se hizo más pronunciada, y los mismos lirios se ven más complicados, a medida que el amor de Monet por Alice se iba desarrollando y la serie de lirios de agua crecía cada vez más densa.

La botánica de Georgia O'Keeffe

black iris image by Alison Bowden from Fotolia.com

Georgia O'Keeffe es famosa por composiciones de naturaleza muerta que reflejaron su visión personal. Sus temas florales como el iris negro permite al espectador no sólo ver sino experimentar aquello que provoca la presencia de una flor, al momento de notar aspectos nunca antes vistos. Le interesaban las personas que no sabían admirar la belleza de la vida. Georgia O'Keeffe expresaba su intención en las siguientes palabras: "La mayoría de la gente, en el ajetreo de la ciudad, no tiene tiempo de mirar una flor. Quiero saber si esto es más un deseo o un impedimento".

Los girasoles de Vincent Van Gogh

Sunflowers image by Olga Luttseva from Fotolia.com

Van Gogh pintó muchos cuadros de girasoles que ahora se encuentran en el Museo Nacional de Londres. Los girasoles fueron muy importantes para Van Gogh, y representan una perspectiva optimista en su pintura. La página web del Museo Nacional habla de la soledad del artista que se convertía en esperanza a medida que él soñaba con el establecimiento de una comunidad de artistas que planeaba con su amigo y mentor Paul Gauguin. El color amarillo de Van Gogh simboliza la felicidad. Sin embargo, el aspecto en descomposición de las flores recuerda al espectador el ciclo inevitable de la vida y la muerte.

Las flores y Lilla Cabot Perry

morning glory image by Florin Capilnean from Fotolia.com

Lilla Cabot Perry, por primera vez en su poesía y en su arte, demuestra su fascinación por las flores. Los críticos creen que la flor de Perry simboliza la feminidad, como ella lo describe en los retratos de sus hijas y más tarde en los modelos que posaron para ella. A primera vista, el espectador puede asociar su estilo con un enfoque artístico de su mentor, Monet. Esto puede ser válido hasta cierto punto, pero sus experiencias como madre parecen tener una mayor influencia en su arte. Las flores en sus pinturas parecen representar una "conciencia femenina." Como lo dice en The Flowers of Lilla Cabot Perry, “ (Las Flores de Lilla Cabot Perry). “La artista empieza a utilizar las flores como una herramienta estética para reflejar sus propias emociones, que considera propias de todas las mujeres".