Propiedades y usos del óxido de aluminio

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: February 20, 2019

El óxido de aluminio también conocido como la alúmina, bauxita o corindón es un compuesto que se encuentra en forma natural en la superficie terrestre y tiene numerosos usos en la industria; uno de ellos y el principal como materia prima para la producción de aluminio y cerámicas industriales.

El óxido de aluminio es llamado también trióxido de aluminio por su fórmula química Al2O3.

El aluminio bajo forma de óxido de aluminio es el metal más abundante sobre la tierra, pesa hasta dos tercios menos que el hierro y el cobre, igual de buen conductor, dúctil, maleable y mucho más resistente a la corrosión; por estas razones es muy lógico suponer que el óxido de aluminio como mineral de bauxita o corindón tenga infinidad de usos.

La forma más común del óxido de aluminio bajo formato comercial es un polvo blanquecino, inodoro e insoluble al agua, cuyas propiedades físicas y químicas puede variar dependiendo del método de extracción y procesamiento.

Cuando se somete a elevadas temperaturas se convierte en un compuesto inerte químicamente, buen abrasivo y aditivo de importantes procesos industriales, incluso en la industria alimenticia según la Pubchem, base de datos abierta de química de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU.

Ahondemos un poco más en las propiedades y usos de óxido de aluminio.

Te puede interesar: Clasificación del aluminio según su dureza

Propiedades del óxido de aluminio

Las propiedades tanto físicas como químicas del óxido de aluminio pueden variar dependiendo de su forma natural, sea cristalina o no cristalina. De hecho en la naturaleza se puede encontrar en tonalidades rojizas, rozadas, azules, verdosas, grises y traslucido incoloro.

La forma cristalina más común del óxido de aluminio es el corindón, la calidad de ésta hermosa gema puede incidir en los usos que tendrá.

Por si no lo sabías los zafiros y rubíes son formas de corindón muy comunes.

El corindón es un material muy duro que resiste el desgaste, por debajo del diamante es uno de los compuestos más duros en la tierra, lo que hace que pueda ser usado como un material abrasivo.

El corindón es un aislante eléctrico y tiene alta conductividad térmica lo que permite emplearlo en los proceso de producción de cerámicas para usos industriales y domésticos.

Aluminumsulfate.net nos comenta que aparte de su dureza el óxido de aluminio tiene un punto de fusión muy elevado. 3.762 grados Fahrenheit (2.072 °C) propiedad que lo convierte en un excelente material refractario, ideal para revestir hornos, incineradores y reactores.

El óxido de aluminio no cristalino conduce la electricidad con facilidad. También resiste la reacción con ácidos y bases a altas temperaturas. Es un buen conductor térmico debido a su alto punto de ebullición.

Te puede interesar: ¿Por qué las gemas son más valiosas que otras clases de minerales?

Usos del óxido de aluminio en la industria

Hay dos usos muy generalizados del óxido de aluminio en la industria.

En primer lugar el mineral de bauxita y la alúmina se emplean para producir mineral de aluminio para sus ilimitados usos posteriores.

Bajo forma de mineral de alúmina el óxido de aluminio es inerte al ataque de sustancias ácidas y alcalinas, muy buen conductor término lo que permite su uso ampliado en procesos cerámicos, máquinas térmicas, tubos laser, de gas, armadura balística y equipos de laboratorio.

Por otra parte los cristales de corindón se emplean en la producción de cerámicos, como aislante térmico y como abrasivo. La tendencia es a emplearlo como sustituto económico del diamante para usos industriales y de joyería.

El óxido de aluminio es usado para proteger recubrimientos de óxido de titanio, un compuesto que es muy usado como pigmento para pinturas y papeles plásticos.

Ayuda a prevenir las reacciones oxidativas de estos productos con la atmósfera. El óxido de aluminio también es usado para hacer rellenos en la industria de la soldadura.

La base de datos abierta de Química del NCBI de los EEUU lista nada menos que 81 usos del óxido de aluminio entre los que destacan:

  • Como materia prima del mineral de aluminio.
  • Como abrasivo en infinidad de procesos.
  • Producción de material cerámico.
  • En celdas electrolíticas como aislante térmico.
  • Como catalítico en procesos químicos.
  • Como agente oxidante y antioxidante en distintos procesos.
  • En bujías de vehículos a combustión.
  • En procesos de molienda.
  • Para fuselajes de diferentes tipos de naves y embarcaciones.
  • Elaboración de todo tipo de recipientes y utensilios domésticos de aluminio.
  • Fabricación de componentes eléctricos pasivos, resistencias y condensadores.
  • Para proteger recubrimientos de óxidos de titanio.
  • En amalgamas y cerámicos dentales.
  • Como agente dispersante en procesos de industrialización de alimentos.
  • En la ortopedia para la producción de prótesis y piezas.
  • En medicina como implante fibrovascular y reemplazos óseos.
  • Producción de pinturas para automóviles.
  • Para la producción de azufre elemental.
  • En el tratamiento de aguas residuales y acuíferos.

Definitivamente el óxido de aluminio en cualquiera de sus formas es un material fascinante.