Cómo preparar correctamente las placas de agar

Escrito por Morgan O'Connor ; última actualización: February 01, 2018
Comstock/Comstock/Getty Images

Las placas de agar permiten hacer crecer bacterias en tu propia casa. Pueden ser útiles en una variedad de experimentos, tales como determinar si el teclado de la computadora, el picaportes de la puerta o el asiento del inodoro están cargados de bacterias. Antes de que puedas comenzar tus experimentos, sin embargo, debes preparar correctamente las placas de agar. El agar normalmente se presenta en una de las siguientes tres formas: polvo, líquido o pastilla. La preparación de cada forma es algo diferente, pero después de haber preparado el agar, el proceso de llenado de las placas de Petri es el mismo.

Mezcla 69 gramos de agar en polvo con 50 ml de agua. Esta proporción debe ser precisa para la mayoría del agar en polvo; sin embargo, si tu paquete indica que lo prepares de otra manera, sigue las instrucciones del mismo. Esto hará suficiente agar para llenar cinco placas de Petri pequeñas.

Disuelve una tableta de agar en 50 ml de agua. Esta proporción debe ser precisa para la mayoría del agar en forma de tabletas, sin embargo, si tu paquete indica que lo prepares de otra manera, sigue las instrucciones del mismo. Esto hará suficiente agar para llenar cinco placas de Petri pequeñas.

Afloja el tapón o la tapa de una botella de agar ligeramente. Coloca la botella en un recipiente de agua caliente. Debido a que el agar se gelifica a temperatura ambiente, debes llevarlo a aproximadamente 85 grados Fahrenheit (29,4 grados C) para devolverlo a su estado líquido. Deja el agar embotellado en el recipiente de agua caliente hasta que se convierta en líquido.

Abre una placa de Petri estéril y vierte la solución de agar en la parte inferior. Llena la placa de Petri con aproximadamente un octavo de pulgada (0,30 cm) de agar. Vuelve a colocar la tapa en la placa de Petri y déjala a un lado. Repite este proceso para cada placa de Petri que desees llenar.

Deja las placas de agar durante al menos una hora o hasta que el agar se haya gelificado firmemente. Tus placas de agar están listas para usar.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Comstock/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article