Las pinturas más famosas del Museo Louvre

Escrito por Cecilia Galli ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Uno de los más importantes del mundo, el Museo del Louvre es el museo nacional de Francia y está dedicado al arte anterior al Impresionismo --aproximadamente antes de 1850-- tanto bellas artes como arqueología y artes decorativas. Su inauguración, en 1793, supuso que colecciones hasta entonces privadas, como las de la monarquía, comenzaran a estar disponibles para el público general. Para esta lista se consultaron fuentes en internet y la página del museo para descubrir las más populares.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

La Gioconda

También llamada Mona Lisa, esta pintura de Leonardo Da Vinci es probablemente la más famosa del museo (y una de las más conocidas en el mundo entero). Retrato de Lisa Gherardini, se cree que puede ser un autorretrato del mismo Leonardo. Lo que sí se sabe es que la sonrisa enigmática de la mujer ha cautivado a las personas a lo largo de la historia.

Dominio público

La libertad guiando al pueblo

Pintada por Eugène Delacroix en 1830, esta obra representa una escena de las llamadas “Tres jornadas gloriosas” que se desarrollaron en julio de 1830, cuando los habitantes de París levantaron barricadas en contra de las acciones del rey Carlos X. En el cuadro se puede ver a todas las clases sociales unidas y guiadas por la Libertad.

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Virgen del canciller Rolin

Esta pintura de temática religiosa fue realizada con óleo sobre tabla por Jan van Eyck en 1435. Junto con su hermano Huberto, son considerados los fundadores de la escuela de los Primitivos Flamencos. La pintura tiene una minuciosidad magistral, necesaria porque estaba destinada a estar en una pequeña capilla, en la que sería vista de cerca.

Dominio público

La encajera

Es considerada una de las pinturas más famosas de Johannes Vermeer. Realizada sobre lienzo, se calcula que fue creada en 1669-1670. Como muchas otras del autor, la obra retrata a una persona realizando una tarea, rodeada de sus elementos de trabajo. En esta prevalece el detalle y una luminosidad apacible.

Dominio público

La coronación de Napoleón

Esta obra fue pintada por Jacques-Louis David, pintor oficial de Napoleón Bonaparte, entre 1805 y 1808. El cuadro llama la atención por su tamaño: 979 x 629 cm, y representa la coronación de Napoleón, realizada en la catedral de Notre Dame. Se dice que Napoleón supervisó el trabajo de David, y visitaba su taller periódicamente para seguir su progreso.

Dominio público

La muerte de la Virgen

Esta obra maestra de Caravaggio fue pintada en el año 1606. La pintura es considerada fundamental para la historia del arte, ya que Caravaggio despojó a un tema religioso de todo misticismo. Es además de grandes proporciones y las figuras humanas son casi de tamaño natural. La iluminación es tenebrista, corriente de la que Caravaggio es uno de los principales exponentes.

Dominio público

La balsa de la Medusa

Théodore Géricault pintó esta obra entre 1818 y 1819, cuando tenía 27 años, y eligió un tema de especial dramatismo, como fue el naufragio del Medusa frente a las costas de Mauritania. Luego de una investigación exhaustiva, durante la que visitó hospitales y morgues y recreó una balsa de dimensiones reales, Géricault retrató la odisea de los sobrevivientes del naufragio, que se vieron librados a su suerte durante 13 días. La obra es fundamental en el Romanticismo.

Dominio público

El buey desollado

Una de las pinturas más conocidas de Rembrandt, fue pintada en 1655. Se lo considera un cuadro excepcional en la producción del artista, por su tema --poco común para él-- y por su calidad. Sus pinceladas gruesas, que le dan violencia y relieve al cuadro, remiten al Expresionismo del siglo XX y pueden pensarse como antecesoras de esta corriente.

Dominio público

Autorretrato

La obra es un autorretrato del pintor alemán Alberto Durero, pintada en 1493; se cree que quizás la realizó como regalo para su novia. El cuadro lleva la fecha y una inscripción que se traduce como “Mi destino progresará según el orden Supremo”. En el retrato se ve a un Durero joven con un ramo de cardo, símbolo de fidelidad, entre sus manos.

Dominio público

La Virgen de las rocas

Esta es la primera gran obra de Leonardo da Vinci durante su estancia en Milán. La Virgen ocupa el centro de la imagen, a su derecha está Juan el Bautista y a su izquierda un ángel. También aparece el niño Jesús. Hay otra versión de esta pintura, también de Leonardo, que está en la National Gallery de Londres. Se cree que la del Louvre es la original.

Dominio público