Cómo lubricar una cerradura de puerta trabada

Escrito por Melissa Lewis ; última actualización: February 01, 2018
Quita la cerradura de la puerta para poder lubricarla dentro.

Si la cerradura está atascada o atorada y no se bloquea y desbloquea fácilmente, no te preocupes. Siempre y cuando no esté rota, puede haber varias soluciones rápidas que pueden resolver este problema. Podría ser que la cerradura sólo tiene que ser lubricada. Después de este paso, la cerradura se podrá bloquear y desbloquear como si fuera nueva.

Retira la cerradura de la puerta según las instrucciones del fabricante y déjala a un lado. Típicamente, la remoción implica usar un conjunto de destornilladores en sentido antihorario.

Rocía el interior de la cerradura con un lubricante en aerosol, como WD-40. Gira la tobera en diferentes direcciones para aplicar una capa fina de lubricante sobre el interior de la cerradura. Rocía un poco de lubricante en el interior del agujero de la llave también.

Limpia el exceso de aceite con un trapo o con algodón para eliminar la suciedad y el residuo negro del metal que a veces causa el bloqueo. Cuando se aplica el lubricante, la suciedad y el residuo negro se afloja, haciendo que sea fácil de quitar. Vuelve a aplicar lubricante, si es necesario.

Vuelve a colocar la cerradura de la misma manera en la que estaba, asegurándote de que se mantiene apretada. Asegúrate de que el picaporte del otro lado de la puerta funcione sin resistencia. Chequea la cerradura para determinar si funciona bien.

Sobre el autor

Melissa Lewis is a former elementary classroom teacher and media specialist. She has also written for various online publications. Lewis holds a Bachelor of Arts in psychology from the University of Maryland Baltimore County.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article