Juegos para aprender sobre el esqueleto humano para niños de segundo grado

Escrito por Mayra Cabrera ; última actualización: February 01, 2018
Jack Hollingsworth/Photodisc/Getty Images

Enseñar anatomía a niños puede ser complicado, especialmente cuando se trata del esqueleto humano: son poco más de 200 huesos y sus formas y funciones son diversas. Pero lo bueno de trabajar con niños es que pueden sorprenderte con ingeniosas respuestas sobre el funcionamiento del esqueleto o incluso pueden aprenderse los nombres de los principales huesos con sencillas actividades lúdicas.

Explicaciones didácticas y divertidas sobre el esqueleto humano

Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

Pregunta a los niños si saben cuál es la parte de su cuerpo más dura y resistente. Ya que te den la respuesta correcta (los huesos, el esqueleto), pregúntales ahora para qué creen que sirven los huesos. Deja que te den respuestas ingeniosas al respecto, como qué pasaría si no tuvieran huesos. Anota en el pizarrón las mejores respuestas y premia a los niños que te den las mejores respuestas con una calcomanía de huesos o esqueletos.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Utiliza un modelo tridimensional del esqueleto humano, no importa si no es de tamaño natural, para explicar los diferentes tipos de huesos y su forma. Pídeles a los niños que localicen en el modelo dónde hay un hueso plano, dónde hay huesos largos, dónde hay huesos cortos y dales los nombres escritos en un pedazo de papel. Divídelos en grupos y a cada grupo asígnale una parte del cuerpo (brazo y mano, pierna y pie, tronco, cabeza) y por turnos deben señalar una parte del cuerpo y los demás colocar el papel con el nombre correcto.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Elabora algunos hechos tipo "sabías que..." respecto a habilidades y capacidades del esqueleto humano (cuánto soporta un hueso, cuántos huesos tiene el cuerpo humano, cuál es el hueso más grande y dónde se localiza, dónde se forman los glóbulos rojos). Utiliza un rotafolios con ilustraciones conforme vayas explicando. Después divídelos en tres grupos para concursar con los hechos que mencionaste antes, pero con varias opciones, por ejemplo, "sabías que el hueso más largo es a) el fémur, b) el cráneo, c) la costilla". El equipo ganador será premiado con pequeños esqueletos de juguete.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Un día antes de la clase, pide a los niños que lleven un disfraz de esqueleto, como los usados en Día de Brujas, para mostrarles dónde se encuentran los huesos de su propio cuerpo. Los que no lleven el disfraz, también participarán señalando los huesos que vayas explicando. Por ejemplo, puedes decir: "hay un hueso redondo que sirve para unir los dos huesos largos de las piernas" y los niños lo señalarán en su disfraz o en el de su compañero. Una vez que lo hagan, diles el nombre del hueso.

Consejos

Consigue una radiografía de los huesos de una persona y muéstrales cómo se ven los huesos y para qué sirven los rayos X; explica a los niños que los huesos sí pueden romperse y también pueden repararse. El rotafolio con láminas sobre capacidades del esqueleto humano, elabóralas con dibujos divertidos que hagan amena la clase. Cuando menciones hechos sobre el cuerpo humano, en vez de dar cifras o unidades de medida, usa ejemplos comparativos, por ejemplo, que un fémur puede aguantar el peso de un auto.

Advertencias

No esperes que los niños de segundo grado memoricen todos los huesos del cuerpo humano o que puedan aprenderse o pronunciar correctamente algunos nombres difíciles.