Irreconocibles: 10 actores que cambiaron su apariencia para una película

Escrito por Germán Lapiz ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Los actores que integran este listado no se conformaron con las técnicas o maquillajes que se realizan en los talleres de efectos especiales y decidieron ir más allá. Su compromiso con los personajes y el deseo por conseguir una interpretación más realista los llevaron a cambiar drásticamente su apariencia. Algunos de los apellidos que aparecen en el artículo se obsesionaron tanto con el papel que llegaron a poner su salud en riesgo. ¡Acompáñanos en este recorrido sobre los actores que transformaron su físico para una película!

Filmax Entertainment

Jake Gyllenhaal para “Nightcrawler”

“Me miraba como si me fuera a comer. Había una energía primitiva en él”, declaró Riz Ahmed, compañero de Jake Gyllenhaal en la película “Nightcrawler” (Primicia Mortal), durante una entrevista para el periódico Metro. El actor bajó 14 kilos luego de correr 24 kilómetros por día y alimentarse únicamente con ensaladas y goma de mascar. "Tomé muchas decisiones en lo físico, por ejemplo lo de correr. Corres muerto de hambre porque no comes mucho”, reveló Gyllenhaal tiempo después del estreno. Según Ahmed la decisión de su compañero “tenía mucho sentido” ya que su personaje, un atormentado periodista de Los Ángeles, “estaba desesperadamente hambriento de éxito”.

Bold Films

Christian Bale para “El Maquinista”

Christian Bale es uno de los actores más extremistas y autoexigentes a la hora de caracterizarse para una película. En “American Hustle” (Escándalo Americano) engordó 20 kilos y utilizó una particular peluca para darle más veracidad a su actuación. Durante la filmación de la última trilogía de “Batman” se sometió a un riguroso entrenamiento y logró ganar 80 kilos de masa muscular. Sin embargo, su apariencia más impresionante se vió en la película “El Maquinista”. Para ese papel Bale perdió alrededor de 30 kilos. Ante el asombro del público y las constantes preguntas de la prensa especializada el actor declaró: "lo hice porque me gustó tanto el guión que quise lograr lo que sentí era necesario". Su rigurosa dieta incluía una lata de atún, una manzana y vitaminas. Además, salía a correr varios kilómetros por día.

Filmax Entertainment

Robert De Niro para “Toro Salvaje”

Robert de Niro fue durante varios años el actor que más engordó para una película (Vincent D'Onofrio le arrebató esa distinción en 1987). De Niro aumentó 27 kilos cuando encarnó al legendario boxeador Jake La Motta en el largometraje “Toro Salvaje” de Martin Scorsese. Las escenas finales de esta galardonada producción mostraban a un La Motta en la etapa final de su vida y con notable sobrepeso. Para lograr esa apariencia el actor se sometió a una dieta a base de pasteles, pizza y cerveza. Su interpretación fue galardonada con un Oscar a “Mejor Actor”. A pesar de recibir numerosos premios y críticas positivas por parte de la prensa especializada, él mismo confesó que cayó en una fuerte depresión a causa de la mala condición física que presentaba al terminar de rodar la película.

United Artists

Hilary Swank para “Los chicos no lloran”

“Boys don’t cry” (Los chicos no lloran) fue una película basada en la historia de Brandon Teena, un joven transexual asesinado en 1993. Hilary Swank se presentó al casting de esta producción con la ropa de su marido, el pelo largo escondido en un sombrero estilo vaquero y una media en su ropa interior. Swank se quedó inmediatamente con el papel principal y tres semanas antes del rodaje ya se vestía, actuaba y se caracterizaba como un hombre. Siempre se presentaba ante los amigos de su esposo como James, “el hermano de Hilary”, hablaba bajo y con la voz grave e inclusive intentaba conquistar a otras chicas. “Llegó un momento en el que sentí que estaba perdiendo hasta la última gota de Hilary, que ya no iba a volver a ser yo misma, pero ahí fue cuando irrumpió mi marido a visitarme y me rescató”, reveló la actriz luego de conseguir un Oscar a la “Mejor Actriz” por su papel en la película.

Fox Searchlight Pictures

Tom Hanks para “Náufrago”

Tom Hanks transformó su cuerpo y apariencia dos veces en la misma película. Durante el rodaje de “Náufrago” primero debió engordar 22 kilos para interpretar a Chuck Noland, un empleado de una poderosa multinacional que se alimentaba a base de comida basura. Al poco tiempo se sometió a una estricta dieta alimenticia y perdió más de 30 kilos en cinco meses. En el largometraje Noland quedaba varado en una isla desierta por más de cuatro años y el actor quiso modificar notablemente su figura para darle más realismo a su actuación. “Engordar fue bastante sencillo, pero adelgazar me costó muchísimo, ha sido una de las peores experiencias que he tenido en mi carrera como actor”, declaró Hanks en una rueda de prensa sobre el largometraje.

ImageMovers

Charlize Theron para “Monster”

La bellísima Charlize Theron decidió aumentar 15 kilos, afeitarse las cejas, utilizar una dentadura postiza y quemar su cabello para ponerse en la piel de Aileen Wuornos, una asesina serial norteamericana ejecutada por haber matado a siete hombres entre 1989 y 1990. La actriz sudafricana recibió un premio Oscar, un Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores por su actuación en la película. Sin embargo, cuando un periodista de la CNN le consultó acerca de su trabajo para lograr semejante cambios físicos ella contestó: "lo más que puedo esperar, y es algo imposible de esperar porque se ha puesto mucho énfasis en la transformación, es que la gente vaya a ver la película y se olvide del tema".

Columbia Pictures

Jared Leto para “Capítulo 27”

"Hice cosas no muy apropiadas para mi salud, pero era parte del reto para desarrollar ese papel", dijo Jared Leto en un reportaje sobre su caracterización para la película “Capítulo 27”. En esa producción el actor interpreta a Mark Chapman, el hombre que asesinó a John Lennon el 8 de diciembre de 1980. Leto es vegetariano y tuvo que comer gran cantidad de pizza, helado y cerveza para conseguir aumentar rápidamente de peso y lograr un parecido físico con Chapman. "Dolorosamente llevé a ese hombre sobre mis hombros. Fue un reto aumentar tanto peso aunque fácil, pero había un cambio en la forma de caminar, en cómo la gente me hablaba y de la manera en que yo me sentía acerca de mí mismo, pero me importaba saber cómo se sentía ese hombre y cómo era", declaró Leto al estrenarse la película.

Peace Arch Entertainment Group

Renée Zellweger para “El diario de Bridget Jones”

Renée Zellweger es una de las actrices de Hollywood que más cambios físicos ha presentado a la hora de caracterizar a sus personajes. Su transformación más drástica fue la que realizó para la película “El diario de Bridget Jones” en 2001. La actriz aumentó más de 15 kilos durante el rodaje. Su memorable interpretación hizo que el público la catalogara como “la soltera más querida de la pantalla grande”. Tan solo un año después tuvo que bajar todo el peso que había ganado para encarnar a una esbelta bailarina en “Chicago”, un musical que protagonizó junto a Catherine Zeta Jones. Sin embargo, en 2004 debió engordar nuevamente para “Bridget Jones: Al borde de la razón”. Cuando le preguntaron si le molestaba tener que aumentar nuevamente de peso, ella contestó: “Bridget es un personaje con el que realmente me identifico. Lo haré con mucho placer”.

Miramax Films

Matthew McConaughey para "El club de los desahuciados"

La actuación y transformación física que Matthew McConaughey realizó para la película “El club de los desahuciados” hicieron que por primera vez se lo empiece a considerar como un “actor serio”. McConaughey hacía de galán en la mayoría de sus proyectos y siempre lucía una figura escultural. Sin embargo, bajó más de 25 kilos para interpretar a Ron Woodroof --un enfermo de HIV que luchó contra el gobierno norteamericano para conseguir un mejor tratamiento y poder combatir su patología-- y obtuvo un Oscar a “Mejor Actor” por su trabajo en la película. “Se requiere un bloqueo mental. Siempre tenía hambre, tuve que apagar constantemente el fuego del deseo; descubres cuánto la comida sublima tu tiempo. Mastiqué mucho hielo”, declaró el actor al ser consultado sobre su extrema pérdida de peso.

Voltage Pictures

Vincent D'Onofrio para “Nacido para matar”

Como ya se dijo anteriormente, Vincent D'Onofrio es el actor que ostenta el récord de aumento de peso para una película. Para su trabajo en “Nacido para matar” D'Onofrio engordó 35 kilos en tan solo 7 meses. El actor buscaba meterse en la piel de Leonard Lawrence, un soldado con desequilibrios mentales que sufre de sobrepeso y es atormentado por un riguroso superior. Lo más impresionante es que nueve meses después del estreno D'Onofrio perdió todo el peso que ganó durante el rodaje y lucía una figura musculosa para su papel en el largometraje “Aventuras en la gran ciudad de Chris Columbus”.

Warner Bros. Pictures