Instrucciones para pulir piedras y rocas

Escrito por Roxanne McHenry ; última actualización: February 01, 2018
Los pulidores de roca pueden darle un acabado liso y pulido a las piedras rústicas.

Un pulidor de roca es un bote que pule rocas o piedras rústicas con agua y granos de arena hasta suavizar la superficie. Los buscadores de rocas y joyeros utilizan lustradoras eléctricas para obtener piedras lisas de piedras preciosas sin tratar, las cuales pueden pulirse y utilizarse para la joyería. Los pulidores de rocas también son útiles para pulir piezas de vidrio como material decorativo en exteriores, o para crear vidrio de playa falso en artesanías y joyas.

Pulitura de grano grueso

Lava las rocas o piedras en un balde grano con agua para eliminar cualquier resto de arena. Divide y agrupa las piedras de acuerdo a su tamaño y dureza, luego llena el pulidor de roca no más de tres cuartos con distintos tamaños de piedras pero parecidas en textura.

Agrega dos cucharadas de grano grueso, o como lo indique el fabricante para el tipo de roca o piedra.

Agrega suficiente agua para cubrir las piedras, luego cierra y asegura la tapa del pulidor, coloca la cubierta sobre la unidad y comienza la pulitura.

Pule las rocas o piedras durante cinco o siete días, agregando agua de forma periódica cuando sea necesario. Luego de cinco a siete días, revisa que se hayan suavizado los bordes de las piedras antes de continuar lavándolas.

Vacía las piedras pulidas en un balde grande de agua y lávalas para eliminar cualquier residuo de grano.

Pulitura con grano fino o medio

Lava el cilindro del pulidor de roca y vuelve a llenarlo con piedras limpias.

Agrega dos a tres cucharadas de grano medio a la roca, luego cubre con agua limpia; vuelve a tapar y asegurar el pulidor.

Pule las piedras durante otros cinco o siete días. Revisa el pulidor cada 24 horas para verificar que estén lo suficientemente lisas y brillantes.

Saca las piedras terminadas y lávalas en un balde con agua, luego déjalas secar al aire libre antes de pulirlas.

Pulitura

Lava y limpia el cilindro del pulidor de roca con cuidado para eliminar todos los granos y colocas las piedras nuevamente en el pulidor. Agrega la cantidad necesaria del polvo para pulir rocas según las instrucciones del fabricante.

Cubre las piedras y el polvo para pulir con agua, luego agrega suficientes bolas de plástico para llenar hasta que el pulidor esté a tres cuartos de su capacidad; cubre nuevamente el pulidor y asegura.

Pule las piedras durante otros cinco o siete días. Revisa el proceso cada 24 horas; deja de hacerlo cuando se haya completado el procedimiento.

Saca las bolas de plástico de la superficie de agua y bótalas. Luego coloca las piedras en un balde grande con agua para remover el material de la pulitura.

Lava y limpia el cilindro del pulidor con mucho cuidado para garantizar que no queden restos de pulidor. Deja secar las piedras luego de la pulitura final.

Consejos

Utiliza lentes de seguridad cuando trabajes con las piedras o rocas.

Repite el procedimiento de pulitura en el pulidor utilizando la misma cantidad de polvo para pulir o prepulitura, agua y bolas de plástico durante los cinco o siete días si es necesario.

Advertencias

No botes la sobra de granos y agua en un fregadero o drenaje para evitar que se obstruya.

Descarta cualquier piedra rota o filosa antes de pulirlas para evitar que se rayen las otras piedras.

Sobre el autor

Roxanne McHenry has written online marketing articles and courses for Web publications including Affiliate Classroom and Web Pro News since 2002. McHenry has a B.A. in Japanese language and literature, and lived and worked in Japan as a teacher and technical translator.

Créditos fotográficos

  • rocks-smooth image by Jeffrey Zalesny from Fotolia.com
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article