Cómo identificar a un araña reclusa parda

Escrito por Rodney Southern ; última actualización: February 01, 2018

La reclusa es una de las dos arañas en los Estados Unidos que pueden ser peligrosas para los humanos. El veneno de la reclusa parda produce necrosis y puede causar daño severo a los tejidos. En casos extremos, la picadura puede provocar la muerte. Debido a este riesgo, es imperativo que sepas identificar a este arácnido con solo verlo. Afortunadamente, hay algunas características que la distinguen. Estos pasos te ayudarán a reconocer a esta peligrosa criatura.

Sé consciente del tamaño real de la reclusa parda. En un adulto completamente desarrollado, el tamaño promedio es el del diámetro de una moneda de un cuarto de dólar, incluyendo las patas. El cuerpo será de cerca de un centímetro de largo por medio centímetro de ancho. Las crías son considerablemente más pequeñas.

Nota que la reclusa parda puede variar de tonalidad dependiendo de la edad y la distribución del área. Por lo general, el color puede ir de un canela claro hasta un café oscuro. Mientras más joven sea la araña, más claro será su color.

Observa la marca en forma de violín, característica que otorga a la reclusa parda el apodo de "Espalda de violín". Esta marca apunta hacía el abdomen de la araña y empieza desde la cabeza. De todos modos, esta no es una marca infalible para reconocer a la reclusa, puesto que a veces la araña carece de la marca debido a cambios de pelaje o edad.

Mira los ojos de la reclusa parda. Mientras la mayoría de las arañas tienen ocho ojos, la reclusa parda tiene sólo seis. Están configurados en semicírculo, en pares de dos. Estos no son claramente visibles, así que esta puede ser una forma peligrosa de inspeccionar a una reclusa parda.

Observa el abdomen abultado de la reclusa parda. Esta araña tiene un abdomen claramente redondo, que es siempre de un solo tono. Si la araña tiene marcas en el abdomen, entonces es poco probable que sea una reclusa parda. Además, el abdomen está cubierto por un fino vello.

Nota las ocho patas largas de la reclusa parda. La reclusa parda tiene patas muy delgadas, cubiertas con un ligero vello. Es notable, por cierto, el hecho de que la reclusa negra no tiene espinas en sus patas como otras arañas.

Consejos

La reclusa parda es muy común en zonas donde hay desorden. Elimina el desorden, y eliminarás las fuentes de alimento que atraen a la reclusa parda.

Advertencias

Nunca intentes manipular una reclusa parda. En caso de mordedura, se requiere atención médica inmediata.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Wikipedia Commons Public Domain
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article