Cómo humectar el tabaco seco

Escrito por Contributor ; última actualización: February 01, 2018

Si preparas tus propios cigarrillos o fumas pipa, sabrás que el tabaco tiende a comenzar a secarse en cuanto abres el paquete. El tabaco seco no es tan placentero porque se quema muy rápida y duramente. Algunos trucos pueden ayudarte a agregar humedad y mantener tu tabaco humectado para una fumada placentera.

Coloca el tabaco seco en un recipiente o jarra de vidrio y cubre la parte superior con un paño húmedo. Asegúrate de que no esté demasiado mojado como para largar gotas sobre el tabaco. Coloca el tabaco en una ubicación tibia y oscura y contrólalo cada algunas horas. Debería sólo tomarte una pocas horas humectar el tabaco a tu nivel deseado.

Compra un disco de hidratación en la tienda de pipas y tabaco local. Estos pequeños discos de arcilla pueden ser remojados en agua y luego mantenidos cerca del tabaco para humectarlo y mantener su humedad de tabaco fresco. Controla el disco día por medio, mojándolo nuevamente cuando se seque.

Corta una rodaja de manzana y colócala en tu paquete de tabaco. Coloca el tabaco seco y la manzana en el refrigerador durante 24 horas para humectar las hojas. Quita la manzana de la bolsa y disfruta de un humo fresco.

Manten una rebanada de piel de naranja en tu paquete de tabaco todo el tiempo para ayudar a retener la humedad natural. Esto no sólo ayuda a mantener el tabaco fresco, sino que también agrega un rico sabor. Asegúrate de cambiar la piel día por medio para evitar que crezcan hongos.