Cómo enseñar a los niños sobre texturas

Escrito por Ryn Gargulinski ; última actualización: February 01, 2018
Un simple paseo al patio trasero produce un terso cupido, rocas toscas y un borde de maceta filoso.

No necesitas planear lecciones muy elaboradas o accesorios costosos para enseñar a los niños sobre texturas. Con un poco de imaginación y de objetos en casa, podrás lograrlo. Un paseo por tu patio trasero, por ejemplo, le dará la idea al niño de un pavimento terso, rocas toscas, extremos afilados y pasto suave, mientras no vivas en Arizona.

Señala texturas alrededor de tu casa. La alfombra es peluda. El perro es peludo. El sofá es suave porque gastaste miles de dólares en la piel aunque tienes un niño pequeño y un perro en casa.

Tómate un momento para mostrar texturas mientras caminas por la cuadra. La señal de detenerse es dura. El pavimento agrietado es cortante. La goma de mascar que se pega al suelo es pegajosa.

Lleva más allá tus lecciones de textura como a diferentes tiendas, como en el supermercado. Las manzanas son tersas. El pan es suave. El piso de tierra es blando.

Toma las lecciones felices sobre las texturas donde tu pequeño no tenga opción más que de absorberlas. Estos lugares incluyen los museos interactivos de ciencias, los zoológicos donde acarician a animales y aún tiendas de telas, en tanto que unas manos grasientas no estropeen la seda que cuesta US$5.000 la yarda.

Consejos

Puedes extender tus lecciones sobre textura pidiendo a tu hijo que te haga un collage que incluya seis tipos de textura diferentes.

Advertencias

En tus lecciones no incluyas objetos filosos como un cactus con espinas, trozos de vidrio o un cuchillo de carnicero.

bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article