Los encuentros con ovnis más creíbles

Escrito por Nick Redfern ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Aparecieron durante la Segunda Guerra Mundial, se estrellaron en el desierto de Nuevo México a finales de la década de 1940, volaron sobre Washington, D.C. en 1952, aterrorizaron a un granjero francés en la década de 1960, aterrizaron en un bosque del Reino Unido en 1980 y preocuparon al ejército belga una década más tarde. ¿Qué son? Alienígenas, extraterrestres, pequeños seres calvos con grandes ojos negros. ¿Hay imágenes? Mientras algunos casos pueden ser descartados como engaños y errores, otros son bastante intrigantes. Y algunos son francamente históricos. Bienvenidos a nuestros 10 mejores encuentros con ovnis.

Encuentros del tipo creíble.

R es por Roswell

Lo más intrigante de todo sobre la saga de platillos voladores más famosa del mundo, Roswell, es la respuesta del gobierno de los Estados Unidos. En 1947, el ejército afirmó haber recuperado un "disco volador" desde un rancho remoto en Nuevo México. La explicación fue reemplazada apresuradamente por un globo meteorológico. En 1994, el globo meteorológico había desaparecido y el ejército estaba hablando sobre un globo secreto para monitorear experimentos soviéticos con bombas atómicas. En 1997, después de años negándose a hacer comentarios sobre historias de "cuerpos de alienígenas" encontrados en el sitio, el gobierno afirmó que no eran más que pruebas de choques con maniquíes. ¿Cuatro explicaciones? No es extraño que los investigadores de platillos voladores consideren a Roswell como el primero de los ovnis.

¿Piensan que somos maniquíes?

Alienígenas en el bosque

Fue justo antes de Navidad de 1980 y algo extraño apareció en los cielos sobre Suffolk, Reino Unido. No, no era Papá Noel y sus renos. Según numerosos efectivos militares no era nada menos que un ovni real, el cual aterrizó en Rendlesham Forest. Una nave espacial en el bosque, historias de pequeñas criaturas que descienden de un vehículo de otro mundo, pilotos silenciados por los hombres de negro, y un encubrimiento del gobierno que se extendía desde Downing Street hasta el Pentágono: estas son solo algunas de las significativas afirmaciones elaboradas sobre el caso que es, sin duda, el Roswell británico.

Extraterrestres visitan Reino Unido.

Ovnis invaden Francia

Imagina la escena: es temprano en una mañana, eres un granjero que trabaja en su campo y escuchas un silbido. Miras alrededor, desconcertado, y te asombras de ver un objeto del tamaño de un automóvil con forma de huevo posicionado sobre el suelo. No es lo que esperas encontrar a diario, ¿cierto? Esto se pone peor: un par de criaturas de aspecto extraño aparecen en la escena y te disparan con un arma futurista que provoca parálisis temporal. Luego vuelven rápidamente a su vehículo y se van volando. No, esto no es ciencia ficción. Esto le ocurrió, en 1965, a un granjero llamado Maurice Masse. Y es un clásico de los encuentros con ovnis.

Un platillo desde los cielos.

Ovnis sobre Europa

Cualquier mención de la palabra "ovni" inevitablemente provoca que la gente piense: "¡platillo volador!", ¿cierto? Bueno, los ovnis actualmente aparecen en todo tipo de formas. En las últimas tres décadas más y más personas han reportado avistamientos de enormes ovnis negros de forma triangular. Durante marzo de 1990, este tipo de ovni en particular provocó estragos en el ejército belga cuando su espacio aéreo fue invadido por una flota de estas naves, y enviaron aviones de combate a interceptarlos. Pero esto no sirvió de nada: los ovnis superaron fácilmente a los mejores pilotos del país y desaparecieron rápidamente. Además, en Bélgica muchos escépticos sobre los ovnis se convirtieron rápidamente en creyentes.

Los extraterrestres derrotaron a los mejores pilotos.

Un encuentro realmente cercano

En marzo de 1993, Wayne Elliott fue el meteorólogo oficial de la RAF en Shawbury, Shropshire, Reino Unido. Una noche de ese mes a altas horas de la noche Elliott fue testigo de algo increíble desde la base. Vio un vehículo de forma triangular, volando a una altura de apenas 200 pies (61 metros), y aproximadamente a una distancia similar de la valla perimetral de Shawbury. El objeto siguió volando hasta que repentinamente salió disparado a una gran velocidad, en completo silencio, y desapareció. Lo más sorprendente de todo, el enorme ovni tenía aproximadamente el tamaño de un jet Jumbo. Un empleado de la RAF era un testigo creíble: ¿qué más se podría pedir?

¿Espiando a la RAF?

Destino: Washington, D.C.

¿Recuerdas las gráficas escenas en el Día de la Independencia cuando los ovnis sobrevolaron siniestramente las principales ciudades del planeta? Algo muy parecido a lo que ocurrió en julio de 1952. Durante dos fines de semana, los cielos de Washington, D.C., fueron invadidos por ovnis que provocaron una alerta militar importante, ante el temor de que los rusos estuvieran lanzando un ataque sorpresa. Pero estos invasores eran más extraños que cualquier cosa que el Kremlin pudiera imaginar. La Fuerza Aérea despegó a los cielos, los desesperados operadores de radares rastrearon a los ovnis en sus pantallas, e incluso el FBI se alarmó. Esto no fue exactamente como "La guerra de los mundos", pero se acercó bastante.

El Día de la Independencia casi llega.

Ovnis en tiempos de guerra

Ya era bastante malo que los soldados tuvieran que enfrentar a Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿alienígenas? Quizás. Un antiguo documento secreto del ejército de Reino Unido alojado en el Archivo Nacional de Kew, cuenta una increíble historia del tipo que habría tenido a Fox Mulder botando espuma por la boca. Era noviembre de 1942 cuando la tripulación de un bombardero Lancaster, que volvía a casa después de una incursión en Turín, se encontró con un enorme ovni descrito, increíblemente, con un tamaño de 200 a 300 pies (61 a 91 metros) de largo y volando a 500 millas por hora (804,6 kilómetros por hora). ¡Es seguro decir que esto no tiene nada que ver con los nazis!

Un ovni gigante.

Alienígenas en la montaña

Como sugiere Roswell, los alienígenas son pilotos mediocres. Pero ese famoso caso no es el único en el que extraterrestres podrían haberse estrellado y quemado. En mayo de 1978, la CIA se puso en estado de alerta cuando surgieron informes de Bolivia sobre un objeto extraño que se habría estrellado en una montaña cerca de la ciudad de Bermejo. ¿Podría haber sido un satélite, un cohete o un meteorito? No según la CIA, que, en un principio, lo describió como un objeto metálico con forma de huevo que medía alrededor de 15 pies (4,5 metros) de diámetro. No es sorprendente que la historia oficial actualmente sea muy diferente: nada más que un fraude. Claro...

¿Una conspiración cósmica?

Desde platillos hasta semillas

Si hay un grupo de personas a las cuales es difícil desmentir cuando se trata de avistamientos de ovnis, estos son los astronautas. Una de estas personas que afirman un encuentro con un platillo volador fue Gordon Cooper, uno de los astronautas originales del proyecto Mercury de la NASA. En 1951, cuando Cooper era un piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y vivía en Alemania, él y varios de sus colegas volando a gran altura se encontraron con una nave con forma de platillo cruzando Europa que los dejó a todos atónitos y asombrados. Pero los altos mandos tenían una respuesta para el misterio: nada más que "vainas de semilla" llevadas por el viento. ¿En serio? ¿Eso es lo mejor que podían argumentar?

Un astronauta se encuentra con lo increíble.

Persiguiendo un platillo volador

No todos los días una agencia militar reconocerá no solo haber rastreado un ovni en un radar, ¡sino que también haber enviado pilotos a perseguirlo también! Pero, esto sucedió exactamente el 22 de julio de 1985 después de que la Fuerza Aérea de Zimbabwe se puso en estado de alerta máxima. La razón: un vehículo circular se movía rápidamente en el espacio aéreo del país, provocando estragos y preocupación. Cuando un par de jets Hawk despegaron al encuentro del ovni, éste reaccionó. No, no los destruyó en el cielo. Se asustó y huyó de la escena, ¡pasando de 7.000 a 70.000 pies (2,1 a 21,3 kilómetros) en un parpadeo!

Sobre la pista de los visitantes alienígenas.

Sobre el autor

Nick Redfern is the author of many books on UFOs, Bigfoot, the Loch Ness Monster, Hollywood scandal and much more. He has worked as a writer for more than two decades and has written for the Daily Express, Military Illustrated and Penthouse.

Créditos fotográficos

  • Getty Editorial
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article