Antes y después: cómo convertir un viejo armario en una cocina para niños

Escrito por Debbie Williams ; última actualización: February 01, 2018
Una linda cocina de juguete para los niños.

Los nuevos televisores de pantalla plana han hecho que los muebles en los que antiguamente colocabas tu TV quedaran obsoletos. Podrás verlos en cada visita a las ventas de garaje o a los mercados de pulgas. Un uso creativo para estos muebles es convertirlos en cocinas para que jueguen los niños. Con un poco de trabajo e imaginación, podrás transformar una reliquia del pasado en un escenario de juegos que hará las delicias de los más pequeños.

Prepara el armario

Quita todos los herrajes.

Limpia bien el armario y quita todas las bisagras, tiradores y pomos. Guarda todos los herrajes para usarlos más adelante. Lija suavemente y limpia el polvo con un paño pegajoso. Si bien hay muchas pinturas en el mercado que incluyen el imprimador en su fórmula, es una buena idea aplicar una capa de un buen imprimador para sellar el acabado y preparar la pieza para la pintura. El acabado recibirá mucho uso ya que oficiará como un juguete.

Pinta el armario con un color divertido

Pinta el armario.

Pinta el armario con el color de tu preferencia. Puedes pasar un rodillo al cuerpo del mueble, pero deberás usar un pincel para las molduras y las áreas pequeñas, con el fin de asegurarte de obtener una buena cobertura. Considera usar colores apropiados para cada zona, como blanco, dentro del refrigerador y negro dentro del horno. Pinta también todos los estantes y las puertas.

Crea la puerta del refrigerador

La puerta del refrigerador lista para instalar.

Para la puerta del refrigerador, corta un panel de madera de pino, que sea 1 pulgada (2,5 cm) más chico en todas las dimensiones que las de la puerta original. Pega y clava las piezas en su lugar. Rellena las grietas o los nudos con masilla y lija hasta obtener una superficie lisa una vez que se halla secado. Haz un corte a la altura de un tercio del largo del panel para obtener la puerta del congelador. Los dos tercios inferiores serán la puerta del refrigerador. Pinta ambas del color deseado.

Coloca el fregadero

Usa el tazón como un patrón para hacer el corte del fregadero.

El fregadero es un recipiente de plástico de cocina, pero también puedes usar un tazón de acero inoxidable. Coloca el recipiente al revés, sobre el armario y dibuja un círculo alrededor del borde con un lápiz. Dibuja un segundo círculo a unos 3/8 de pulgada (9,5 mm) del primero, en el interior del mismo. Esta será tu línea de corte. Perfora un agujero en el mueble dentro del círculo que cortarás. Coloca la hoja de una sierra de calar dentro del agujero y corta sobre la línea que has trazado con el lápiz. Lija las rebabas o las astillas. Puedes fijar el tazón con un adhesivo para la construcción o dejarlo suelto para poder limpiarlo.

Instala el grifo del fregadero

Ten paciencia con la sierra de perforación. Esta puede cortar lentamente.

Haz un agujero de 1 1/4 pulgada (3,1 cm) en el centro de la parte trasera de la ubicación del fregadero para instalar el grifo. Usa un grifo roto y compra uno en un tienda de objetos de segunda mano.

Crea la pared trasera de la cocina

Mantén el nivel de la sierra a lo largo de la parte superior del marco para obtener un corte recto.

Corta un trozo de tablero aglomerado o una madera contrachapada de 1/4 de pulgada (6 mm) de espesor para ajustarla a la parte posterior del mueble. Pega y clava un marco de madera en el medio del espacio y recorta el centro con una sierra de calar. Esta será la ventana de la cocina. Sujeta esta estructura en la parte posterior del armario con pequeños clavos.

Vuelve a colocar las puertas.

Un destornillador portátil te ayudará en el proceso.

Limpia las bisagras y aplícales pintura en aerosol, en caso de ser necesario. Cuando vuelvas a colocarlas, ajusta la bisagra a la puerta, ponla en su lugar y luego atorníllala al marco. Mueve las bisagras al borde inferior para crear la puerta del horno.

Haz las cortinas

Escoge cortinas que combinen con la cocina.

Escoge la tela o un paño de cocina para crear las cortinas. Haz un dobladillo en los lados y en la parte superior e inferior.Pasa una varilla de madera a través del dobladillo, para que sirva como la barra de la cortina y cuélgala sobre ganchos para percheros situados sobre las esquinas superiores del marco.

Crea la estufa

Esta hornilla tiene dos quemadores.

Corta y coloca una pieza de vinilo con un adhesivo en la parte posterior, de modo que quede ajustado sobre la puerta del horno y usa otra pieza para crear la estufa. Corta círculos de goma eva y pégalos juntos para formar las hornillas. Coloca perillas sobre unas arandelas para que luzcan como verdaderas perillas de la estufa.

Añade los toques finales

¡Adorable!

Vuelve a usar los tiradores y las perillas originales o compra otros más modernos. Añade ganchos para perchas para colgar utensilios y una pizarra para anotar la lista de la compra.

Sobre el autor

Debbie Williams studied design at the Kansas City Art Institute and has operated a graphic design and printing business for the last 17 years. She has been involved in various crafts including sewing, quilting, costuming, woodworking and various DIY all her life.

Créditos fotográficos

  • Debbie Williams
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article