Cómo hacer un cuchillo con una lima vieja

Escrito por Jane Smith ; última actualización: February 01, 2018
Recicla una lima vieja y haz un cuchillo nuevo.

Las personas que se inician en el arte de forjar cuchillas con frecuencia lo hacen con técnicas de eliminación de material para poder reciclar partes de metal y crear cuchillos, hachas y espadas. Esto les brinda la práctica con técnicas de trituración y les ayuda a desarrollar los principios básicos sin tener que hacer un fuerte gasto para adquirir acero nuevo. Cuando este oficio comenzaba, las personas le llevaban alguna vieja herramienta al herrero quién la forjaba y la afilaba o recortaba los dientes por una pequeña cuota.

Coloca tu lima vieja en un horno a 550 grados Fahrenheit durante una hora y dèjala enfriar a temperatura ambiente. Repite este procedimiento un total de 3 veces para que tu lima cuente con el temple necesario para un cuchillo. El experto Gypsy Wilburn explica "Las limas se endurecen en un estado más frágil que los cuchillos, por lo que un cuchillo que no cuente con el temple necesario puede romperse al utilizarse". Gerald Franklin dice, "...se debe quitar un poco de la dureza de la herramienta para que no sea frágil... no apliques demasiado calor. Si calientas la pieza hasta su temperatura crítica... la estarás endureciendo".

Utiliza un marcador negro permanente para resaltar el perfil del cuchillo sobre la lima (ver Recursos). Haz la empuñadura del cuchillo de por lo menos 3 pulgadas (7,62 cm) de largo. Utiliza el resto de la lima para la cuchilla. Pulveriza el cuchillo y el mango de acuerdo con el diagrama o de acuerdo con el perfil que escogiste.

Utiliza una rueda para afilar del número 24 de ángulo recto para hacer el bisel del cuchillo. Moldea los biseles a un ángulo incluido de 30 grados pulverizando a un ángulo de 15 grados de cada lado del cuchillo (ver recursos). Enfría el metal con agua durante la molienda para evitar cambio en el color debido al calentamiento por fricción. Si el acero cambia de color se arruinará el temple.

Utiliza un taladro eléctrico o uno de prensa y una broca del mismo diámetro del ancho de la lima para hacer agujeros en la hoja de bronce y en el bloque de madera (ver recursos). Utiliza el costado de la broca, lo redondo de la lima y tu lima cuadrada para quitar el exceso de material entre los agujeros.

Acomoda la protección y el mango en la parte del cuchillo para que estén firmes cuando se inserte la empuñadura. Utiliza pasta gris para asegurar el cuchillo a la protección y al mango. Deja que seque por 24 horas.

Utiliza máquina para lijar de banda del número 80 para dar forma a la protección y al mango para que se amolden a tu mano. Evita quitar demasiado material para no llegar hasta la empuñadura.

Para dar el toque final deseado, utiliza lija del número 120, 220, 440 o 600. Pule la cuchilla con líquido para acero para que tenga un acabado de espejo. Gypsy Wilburn dice: "Los creadores de cuchillos profesionales utilizan productos para pulir con el fin de dar mayor valor y una imagen más estética. Con práctica, puedes lograr resultados profesionales y vender tu trabajo a precios altos".

Advertencias

Nunca calientes ni pulverices metal sin tener protección en los ojos y equipo de seguridad. Mantén a la mano una cubeta de agua de 5 (18,95 l) galones para sumergir tus manos, pies o cualquier parte del cuerpo en caso de que una chispa cause alguna quemadura.

Referencias

Sobre el autor

Jane Smith has provided educational support, served people with multiple challenges, managed up to nine employees and 86 independent contractors at a time, rescued animals, designed and repaired household items and completed a three-year metalworking apprenticeship. Smith's book, "Giving Him the Blues," was published in 2008. Smith received a Bachelor of Science in education from Kent State University in 1995.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article