¿Cuáles son las fases de evaluar los controles internos?

Escrito por Jennifer VanBaren ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Los controles internos son guías y procedimientos que las compañías desarrollan y siguen para evitar el fraude dentro de la organización. Los controles también están diseñados para asegurar que la información financiera se conduzca completamente y con precisión. Cuando una compañía evalúa su sistema de control interno, existen cinco fases principales qué completar. Cada fase está diseñada para asegurar que el sistema establecido está funcionando de la manera que debería.

Analizar

La primera fase de evaluación de los controles internos es analizar el ambiente de control dentro de la organización. El ambiente de control de una compañía se define como aquello que fija el tono de una compañía. Es el primer paso de cada sistema de control interno e incluye la filosofía y las actitudes del gerenciamiento así como también cómo opera la organización. También incluye cómo conduce una compañía la delegación de tareas y autoridad y sus valores éticos.

Riesgos

La segunda fase es evaluar los riesgos de la organización. En esta fase, una compañía evalúa cada actividad y proceso buscando riesgos potenciales. La compañía luego prioriza estos riesgos listándolos en orden, comenzando con actividades que tienen mayores riesgos a actividades que contienen pequeños riesgos. Un riesgo común normalmente descubierto trata con la separación de tareas. Este es un concepto importante que ayuda a las compañías a evitar el fraude separando tareas de contabilidad entre varios empleados.

Salvaguardas

La tercer fase está diseñada para crear e implementar maneras de evitar los riesgos descubiertos. Para hacer esto, las compañías toman cada riesgo e implementan actividades y procedimientos diseñados para ayudar a minimizar los riesgos. Durante esta fase, las compañías también revisan todas las actividades de control dentro de la compañía. Las compañías determinan si existen actividades que pueden eliminar, modificar o crear.

Comunicación

La comunicación es la cuarta fase en la evaluación de un sistema de control interno. Esta fase consiste en comunicar la nueva información como corresponde y apropiadamente. Las compañías deben tener buena comunicación entre la gerencia, los empleados y los dueños. La compañía debe comunicar los cambios efectuados de modo que los empleados y gerencia se adhieran a las nuevas políticas y procedimientos diseñados.

Monitoreo

La fase final de un sistema de control interno es monitoreo periódico. Esto debe conducirse al menos una vez por año para asegurar que el sistema esté operando eficientemente y que los riesgos estén siendo evitados mediante las actividades y procedimientos implementados. Muchas compañías contratan un auditor anualmente para verificar sus sistemas de control interno por esta razón.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Pixland/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article