Consejos para organizar rangos vocales en un coro voluntario de Gospel

Escrito por Peggy Madsen ; última actualización: February 01, 2018
Coro de Música.

Un coro de gospel puede convertirse en una multitud ingobernable si el director del coro no toma el tiempo para organizar a los miembros del coro en rangos vocales. Usa métodos específicos probados con el tiempo de agrupaciones de voz para poner orden al caos, haciendo que las prácticas y los resultados sean más fáciles para el director, los miembros y los oyentes.

Prueba los rangos vocales individualmente

Prueba los rangos vocales con el piano.

Es esencial determinar las capacidades vocales de cada uno de los miembros voluntarios de un coro de gospel. Toma un momento con cada miembro del coro para probar de forma individual cada rango de voz haciendo que el miembro cante una escala simple con el piano. Las notas cantadas que son las más agradables y cómodas comprenden el rango vocal más fácil de usar del cantante, es decir, soprano, contralto, tenor o bajo.

Utiliza secciones

Música escrita en partes.

Un coro voluntario de gospel probablemente cantará música que no está toda escrita al unísono. Los miembros aprenderán sus partes más fácilmente si los miembros que cantan la misma parte de la voz están sentados o de pie juntos en secciones. Trata de mantener una sección organizada de soprano, alto, tenor y bajo, incluso si una pieza musical en particular no requiere de todas esas partes, ya que, finalmente, el coro cantará una pieza que requiere de dos o más partes. Los coros con experiencia pueden cantar con las partes de voces dispersas, pero esto requiere un alto grado de competencia vocal que no se encuentra a menudo en un coro voluntario de gospel.

Subdivisión de las secciones vocales

Parte de la música utiliza la subdivisión de las cuatro partes vocales principales.

Las cuatro secciones vocales principales también pueden cada una subdividirse en partes superiores e inferiores. Por ejemplo, las primeras sopranos cantarán la parte más alta de soprano, mientras que las segundas sopranos cantarán la parte de soprano más baja. Si una pieza de música requiere de subdivisión, la primera y la segunda parte para cada sección hace que el aprendizaje sea más fácil para un coro de gospel de voluntarios.

Pon a los hombres atrás y a las mujeres al frente

Lleva el sonido a lo largo del pasillo.

Muchos coros favorecen la norma de colocar a los hombres en las filas de atrás mientras se ubica a las mujeres en las primeras filas, porque las voces de los hombres tienden a ser en general más fuertes, y sus voces se oirán mejor desde las filas de atrás. Esta organización vocal también tiene sentido cuando los miembros están de pie porque los hombres son generalmente más altos que las mujeres.

Canta algo para comprobar el sonido

Los resfriados pueden afectar a los rangos vocales.

Pide a los miembros que canten algunas piezas conocidas de música escrita en cuatro partes para revisar el balance del sonido mientras se encuentran en secciones. Ajusta el tono de las ubicaciones de los miembros colocando a las voces más débiles frente a las más fuertes, o dispersa las voces débiles y fuertes dentro de las secciones para reforzar el sonido en general. El sonido de un coro de gospel puede cambiar considerablemente, dada la variabilidad de la salud de los miembros y la confianza. Prepárate para hacer los cambios necesarios para un sonido óptimo.

Ajusta la altura

Viendo al director.

Un paso esencial en la organización de un coro voluntario de gospel es ajustar las posiciones de los miembros de modo que su altura mientras estén de pie tenga sentido. Cada miembro tiene que ser capaz de ver al director del coro durante las actuaciones. La apariencia del coro también es importante. Los cantantes más altos deben estar en la última fila, y cada fila se ve mejor con sus cantantes más altos en el medio. Encuentra un equilibrio entre la practicidad y el sonido deseado, y prepárate para hacer concesiones.

Asigna asientos

Los asientos permanentes mantienen la organización del coro.

Recuerda que debes asignar asientos permanentes y requeridos a los miembros para retener la organización adquirida a través de los pasos anteriores. Los voluntarios de coros de gospel se pueden balancear y mover en cada actuación memorable, pero si cada miembro conoce su posición requerida, el sonido del coro se quedará organizado a través de la exuberancia.

Sobre el autor

Peggy Madsen began writing professionally in 1977. She has written for the “Mensa Bulletin,” American Mensa’s high IQ magazine. Madsen also won a national award in 1997 for a series of articles on early education, and was featured in a Medstar TV syndicated story about flash card learning. She holds a Bachelor of Fine Arts in music education from Long Island University.

Créditos fotográficos

  • musical notes image by Sergey Galushko from Fotolia.com
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article