Cómo comprar un tanque de helio

Escrito por Donna Flanagan ; última actualización: February 01, 2018
Determina el tamaño del tanque por la tarea que vas a realizar.

Como cualquier padre, sabrás lo complicado que es volver a casa con 25 globos inflados en el auto para la fiesta de tu hijo. La pregunta es: ¿Por qué no simplemente compras un tanque de helio para inflarlos en tu casa? Los tanques de helio son accesibles y vienen en diferentes tamaños. Por más de que el helio no sea inflamable ni tóxico, deberás tener en cuenta algunas medidas de precaución antes de comprarlo.

Consideraciones

Primero determina el tamaño del tanque que necesitas teniendo en cuenta la tarea que vas a realizar. Si tienes que inflar de 20 a 30 globos, considera comprar un tanque desechable. El tanque no se puede rellenar, así que si tienes que inflar 100 globos o más, lo ideal seria comprar un tanque mas grande o uno recargable.

Acuérdate del helio. Si compras un tanque más grande, no desechable, a través de un proveedor en línea, por lo general te lo entregarán vacío. En este caso deberás buscar un lugar dónde te llenen el tanque.

Escoge una válvula. Existen una serie de válvulas, también llamadas reguladores, entre las que puedes elegir para inflar los globos: económica, deluxe, Mylar (capaz de rellenar globos de papel aluminio) y una de velocidad dual (capaz de rellenar dos globos a la vez).

Busca los puntos de venta y compara los precios antes de escoger un tanque.

Prueba tu tanque cada cinco años. Si compras uno no desechable, es importante que periódicamente le hagas una prueba hidrostática para verificar que no haya ninguna ruptura o fuga.

Consejos

Práctica como usar el tanque. Si compras un tanque o lo rellenas en una tienda, diles a los empleados que te enseñen a usarlo. Si lo compras en línea, muchos proveedores dejan un número de contacto o dirección de e-mail por si tienes alguna duda.

Advertencias

A la hora de trasladar un tanque de helio, siempre ten en cuenta las medidas de seguridad. Es muy peligroso ingerir el gas, así que si lo vas a trasladar en tu auto, trata de llevarlo en el baúl. Si tienes que llevarlo dentro del auto, verifica que esté bien cerrado y abre al menos una ventana.

Sobre el autor

Donna Flanagan has been an attorney editor in legal publishing for 17 years. She has contributed to publications such as “Employment Coordinator” and “Guide to Employment Law and Regulation.” She has a Bachelor of Arts degree from DePaul University and a Juris Doctor degree from DePaul University College of Law.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article