La clasificación de biodegradable y no biodegradable

Escrito por Jenny E ; última actualización: February 01, 2018
Comstock/Comstock/Getty Images

La clasificación como biodegradable o no biodegradable es un sistema de administración de desperdicios que se utiliza para desecharlos adecuadamente. Si se clasifican de manera inapropiada, su manejo no será adecuado y pueden resultar en riesgos para la salud y sitios desagradables a la vista. Los factores de determinación principales para la clasificación de ambos tipos de desperdicios son, si se pueden descomponer y cuál es la velocidad de descomposición.

Biodegradable

El término biodegradable se usa para describir cualquier tipo de desperdicio al cual otros organismos pueden fragmentar. La diferencia es muy importante a la hora de administrar los desperdicios porque determina qué método es el mejor para desechar los desperdicios de manera segura. Si se mezclan desperdicios biodegradables con no biodegradables, éstos pueden quedar en el medio ambiente por mucho tiempo después de que el material biodegradable se ha descompuesto. En 2009, la EPA reportó que los estadounidenses producen alrededor de 4,3 libras (2 kg) de desperdicios a diario por persona. Saber cómo manejar esta gran cantidad de desperdicios adecuadamente es crucial para mantener la salud y bienestar de las personas y del medio ambiente.

Desperdicios no biodegradables

Los desperdicios no biodegradables son aquellos que no se descomponen fácilmente. Los ejemplos de desperdicios no biodegradables incluyen los materiales electrónicos, plásticos, vidrio, metal y baterías. La EPA comenta que los estadounidenses generaron alrededor de 11,8 millones de toneladas de desperdicios de vidrio, solamente en 2009. Uno de los métodos para reducir los desperdicios no biodegradables es el reciclado. Por ejemplo, la EPA aconseja que las personas usen baterías recargables para reducir la cantidad de desperdicio generado por baterías.

Tipos y usos de desechos biodegradables

La EPA se refiere a los desechos biodegradables como desperdicios orgánicos. Este tipo de desperdicios incluyen alimentos, desechos provenientes de plantas y madera. Los provenientes de plantas incluyen distintos tipos como por ejemplo pasto que se ha cortado, árboles y arbustos. Éstos se pueden usar para hacer abono orgánico. Este tipo de abono se utiliza para plantas. Los desperdicios de alimentos incluyen sobras cocidas o crudas. Usualmente son productos derivados de alimentos almacenados, preparados, manipulados o a medio comer. Los desperdicios de madera incluyen todos aquellos derivados de la madera o productos en base a madera, como el papel. Éste se puede reciclar y extender su ciclo de vida. Otras fuentes de desperdicios biodegradables incluyen desechos corporales y estiércol animal.

Efectos de los desperdicios en el medio ambiente

Otra forma de clasificar los desperdicios no biodegradables y biodegradables es a través del efecto que causan en el medio ambiente. Los desperdicios biodegradables liberan metano durante la descomposición; se trata de un gas tres veces más potente que el dióxido de carbono, que contribuye al efecto invernadero. La mayoría de los desechos no biodegradables contienen sustancias tóxicas. Por ejemplo las lámparas fluorescentes contienen mercurio, un químico que es dañino para los humanos, los animales y para la salud ecológica en general.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Comstock/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article