Cómo hacer un chaleco tejido

Escrito por Andrea Farkas ; última actualización: February 01, 2018
Los chalecos tejidos son apropiados para varias ocasiones.

Los seres humanos empezaron a tejer hace cientos de años por necesidad. Ahora es predominantemente un pasatiempo, pero sigue siendo una actividad popular. Cuando tejes un chaleco, te unes al nivel de artesanos que perfeccionan una vieja habilidad que produce resultados prácticos y a la vez creativos.

Antes una habilidad necesaria, el tejido es ahora un pasatiempo.

Aprende a tejer. Si no sabes aún cómo hacerlo, necesitarás aprender técnicas de tejido. Antes de empezar con tu chaleco, practica tejiendo modelos simples.

Tu elección de dibujo dependerá de tu nivel de habilidad.

Encuentra un dibujo para el chaleco. Tu elección dependerá de diferentes factores: estilo, tamaño y complejidad. Al seleccionar el modelo, considera quién lo usará. Los chalecos de niños y adultos serán diferentes en tamaño y estilo, por lo que debes conocer a tu cliente. Al considerar la complejidad, evalúa realísticamente tu nivel de habilidad, y elige un dibujo que corresponda a tu experiencia. Esto incluye seleccionar un modelo que use agujas de tejer con las que estés familiarizada.

Tu selección de hilo es clave para la apariencia y sensación de tu chaleco.

Selecciona un hilo o hilos. Deberías seleccionar tus hilos basándote en el esquema de colores y sensación. Además, los ovillos varían en precio. Si no tienes mucha experiencia tejiendo, evita los más caros, como la cachemir, hasta que te sientas más segura en tus habilidades. Selecciona una lana basada en tu dibujo también. Los hilos más gruesos producirán chalecos más pesados, otro factor que debes considerar. Ten en cuenta también si el chaleco será fácilmente limpiable. No todos los hilos son lavables o fácilmente limpiables.

El tejer es una habilidad agradable y práctica.

Teje tu chaleco. Ahora ya has terminado el trabajo preparatorio, y puedes empezar a tejer con seguridad tu chaleco.

Consejos

Si no está marcado, determina el peso del ovillo usando una regla. Empieza en la base de la regla y enrolla el hilo alrededor de la misma hasta que llegues a la marca de dos pulgadas (2,50 cm). Cuenta la cantidad de vueltas completas y divídelas por dos. Esto te dará una medida de vueltas por pulgada.

Advertencias

¡Sé paciente! Lleva mucha práctica y perseverancia para crear un producto bien tejido. No te estreses si cometes un error. Algunas personas aprenden mejor trabajando con un tejedor habilidoso; si eres una de ellas, no dudes en buscar a un tutor experimentado, o toma clases grupales.

Sobre el autor

Andrea Farkas has been writing since 2005. Her legal article appears in the "Texas Tech Estate Planning" and "Community Property Law Journal." Farkas graduated from Texas A&M University and earned her law degree from Texas Tech University School of Law.

Créditos fotográficos

  • Digital Vision./Digital Vision/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article