Adaptación de la jirafa

Escrito por Savannah Raine ; última actualización: February 01, 2018
giraffe # 2 image by Kevin Chesson from Fotolia.com

Adaptadas de forma adecuada tanto en forma física como respecto a su comportamiento con el ambiente, las jirafas son un ejemplo extraordinario de adaptación dentro del mundo animal. Habitando los pastizales y bosques abiertos de todo el África subsahariana y alcanzando una altura de hasta 19 pies (5,79 metros), las jirafas son los mamíferos más altos del mundo, con un peso promedio de 2.800 libras (1.270 kilogramos). Su anatomía especializada facilita la alimentación, la jerarquía social y la defensa. Con el corazón latiendo a doble presión normal y los pulmones mucho más grandes que los de los humanos, y una respiración mucho más lenta, las jirafas son una maravilla de la supervivencia y el diseño.

Cuello

jirafa image by MelenaVerde from Fotolia.com

Los cuellos de ocho pies (2,43 metros) de las jirafas les permiten alcanzar lugares de alimentación que otros herbívoros no pueden, de acuerdo a los zoológicos de Oakland en California y de Santa Bárbara. WhoZoo, un sitio web de de la Universidad Wesleyan de Texas, no comparte esta teoría, y alega que las jirafas pasan la mitad del tiempo de pastoreo por debajo del nivel del hombro. WhoZoo dice que el cuello largo de la jirafa es el resultado de la selección sexual, porque los toros los utilizan ampliamente para "besuquear", o luchar por las hembras. Esto podría explicar por qué los cuellos de los machos siguen creciendo después de la madurez, mientras que los de las hembras no.

Piernas

jirafa image by nuryudijes from Fotolia.com

Elevándose sobre los depredadores y utilizando sus patas delanteras para dar golpes salvajes, las jirafas están bien equipadas para combatir el peligro. Sus patas delanteras son sólo una décima más largas que sus patas traseras, lo que las convierte en una defensa formidable. A pesar de la apariencia mucho más larga de las patas delanteras, ésta es toda la protección adicional que necesitan. Cuando su velocidad de 35 millas (56,32 km) por hora resulta insuficiente para dejar atrás a los atacantes, las patas de la jirafa le permiten una defensa extra compuesta de una piel muy dura y tejido conectivo fibroso interior que impide que las heridas sangren de forma excesiva.

Boca y lengua

Piel de Jirafa image by Moremi from Fotolia.com

Con bocas especializadas, lenguas y paladares superiores, las jirafas ni se inmutan por las espinas, devorando hasta 140 lbs (63,50 kg) de vegetación fresca todos los días, de acuerdo con el zoológico de Oakland. Los animales procesan fácilmente los alimentos espinosos gracias sus bocas como de cuero, con saliva pegajosa y lenguas musculares prensiles de 18 pulgadas (45,7 cm), las más fuertes entre los mamíferos. Las jirafas son animales rumiantes (mastican los alimentos parcialmente procesados que se envían de regreso desde el estómago) y cuentan con un estómago de cuatro cámaras. Pastan entre 16 a 20 horas por día. Están bien adaptados a la sequía y pueden pasar un mes sin agua, aprovechando el contenido de agua de sus alimentos y del rocío de la mañana.

Corazón

jirafa 2 image by Carlos-bcn from Fotolia.com

Enormemente adaptado a su fisiología y estilo de vida, el corazón de la jirafa y su sistema circulatorio son los más poderosos del reino animal. El corazón, de dos pies (60 cm) y 24 libras (10,8 kg), requiere al menos el doble de la presión normal para bombear la sangre en su largo camino al cerebro. La sangre que transportan los globos de la arteria carótida absorben el aumento de la presión cuando las jirafas bajan la cabeza. Con la cabeza elevada, las válvulas de retención en la yugular previenen un posible reflujo peligroso repentino de la cabeza, evitando la pérdida del conocimiento e incluso la muerte.

Pulmones

jirafa image by Mario Garza Santin from Fotolia.com

A pesar de que los pulmones de las jirafas tienen un tamaño ocho veces mayor al de los humanos, su tasa respiratoria representa solamente un tercio respecto a la de la respiración humana. Esta tasa más baja les permite evitar quemaduras por inhalación de los enormes volúmenes de viento que precisan a través de su tráquea de 12 pies (3,65 metros). Cuando una jirafa respira, el oxígeno empobrecido obtenido a partir de respiraciones anteriores no puede ser totalmente expulsado. Por lo tanto, deben contar con la capacidad pulmonar suficiente para hacer del "aire malo" un porcentaje pequeño. La publicación trimestral "Ciencia creativa" (The Science Creative Quarterly), explica que sin la capacidad de bombeo extra de los pulmones cuando se agrandan, las jirafas se respirarían el mismo aire ya utilizado una y otra vez.

Adaptaciones adicionales

Jirafa image by Moremi from Fotolia.com

La coloración de las jirafas se mezcla con el de su hábitat, otorgándoles algo de camuflado frente a sus depredadores. Su extrema agudeza visual de largo alcance los ayuda a seguir el rastro de depredadores y les permite la comunicación con otras jirafas a través de varios kilómetros.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article