Actividades para desarrollar la habilidad organizativa

Escrito por Nicola Jones ; última actualización: February 01, 2018
La habilidad organizativa infunde la autodisciplina en las personas, ya que transitan el día de manera más focalizada y con un sentido de propósito.

La habilidad organizativa es esencial en la vida cotidiana, ya que se la describe como el conocimiento de lo que una persona desea lograr, por lo que prioriza actividades y asigna tiempo a cada una de ellas con el objetivo de alcanzar las metas. La habilidad organizativa infunde la autodisciplina en las personas, ya que transitan el día de manera más focalizada y con un sentido de propósito. Es esencial que las personas realicen ciertas actividades cotidianas para poder desarrollar su capacidad organizativa.

Organizar el escritorio

Después de trabajar un rato, tómate el tiempo para organizar tu lugar de trabajo de acuerdo con tus preferencias, para arreglar el desorden de tu escritorio.

Después de trabajar un rato, tómate el tiempo para organizar tu lugar de trabajo de acuerdo con tus preferencias, para arreglar el desorden de tu escritorio. El desorden creado significa que tendrás que perder más tiempo buscando algo que no está donde debería estar, sino en una pila de archivos, cuadernos, papeles y bolígrafos. Organizar tu escritorio después de realizar determinada tarea colocando los documentos en una carpeta o en un cajón pondrá tu escritorio en orden y te permitirá realizar tus tareas con más rapidez. En el caso de los correos electrónicos, organiza la bandeja de entrada o los enviados en cualquier momento, dándoles prioridad a los que requieren atención inmediata.

Agenda

Las agendas te ayudan a seguir tus objetivos y el progreso realizado en forma semanal.

Prepara una sola agenda semanal incluyendo las actividades diarias que realizarás en esa semana con claridad. Asigna una sola actividad para un período de tiempo en particular, en vez te incluir varias actividades durante ese día. Es fundamental comenzar la semana conociendo los objetivos que puedes esperar cumplir, así como plazos y reuniones. Asignar tiempo para cada actividad puede garantizar una administración adecuada del tiempo y la realización de más tareas. Las agendas te ayudan a seguir tus objetivos y el progreso realizado en forma semanal.

Priorizar actividades

Después de enumerar todas las tareas y actividades diarias, prioriza las más esenciales y realízalas en primer lugar.

Las metas individuales alineadas con los objetivos organizativos ayudan a priorizar las actividades diarias. Por ejemplo, si trabajas en el departamento de mercadotecnia, las prioridades principales serán dirigidas hacia el aumento de ventas, saliendo de la oficina para solicitar ventas o reuniéndote con clientes potenciales.

Evitar las multitareas

En vez de realizar diversas tareas y dejarlas a medio hacer, concéntrate en una actividad a la vez hasta completarla en forma adecuada.

Realiza una actividad en un momento en particular, ya que realizar diferentes cosas a la vez puede generar desorganización y estrés. En vez de realizar diversas tareas y dejarlas a medio hacer, concéntrate en una actividad a la vez hasta completarla en forma adecuada. Esto te ayuda a registrar lo que estás haciendo y mejora tu productividad, ya que podrás completar más tareas.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article