Los 10 directores de cine más duros con sus actores

Escrito por Germán Lapiz ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Muchos actores descubren su pasión por el cine al mirar grandes películas de directores mundialmente conocidos. Cuando consiguen alcanzar el estrellato hacen lo posible para trabajar junto a los grandes apellidos que admiraban de pequeños. Sin embargo después de conocerlos, y sufrirlos en el set, algunos desearan no volver a cruzarlos. No importa si el filme se convierte en un éxito rotundo o los lleva a ganar importantes premios. Tener que soportar la dureza, obsesión y, a veces, locura de estos personajes hará que nunca más quieran trabajar para ellos. El artículo incluye a los 10 directores de cine más duros con sus actores.

Werner Herzog

Werner Herzog es con seguridad uno de los directores más duros y extremistas con el que un actor pueda trabajar. En varios de sus filmes tomó decisiones que pusieron en riesgo su vida y la del resto del equipo. Un ejemplo de esto fue el rodaje de la película Aguirre. Durante la grabación sometió al elenco a vivir en balsas sobre los ríos del Amazonas por cinco semanas y en una oportunidad casi quedan atrapados en una fuerte inundación. En el documental La Soufrière arriesgó la existencia de todos los actores al filmar a metros de un volcán a punto de hacer erupción. En una escena se puede observar los gases tóxicos que se desprendían en el lugar. Klaus Kinski trabajo en cinco de sus filmes y en todos ellos tuvo fuertísimas peleas con el director (algunas con violencia física incluida). A pesar de esa conflictiva relación ambos se consideran amigos.

Lars Von Trier

Lars Von Trier es un reconocido director de cine y guionista danés. Los actores que formaron parte de sus filmes lo han catalogado como una de las personas más difíciles para la que se puede trabajar. En la película “Bailando en la oscuridad” sometió a la cantante y actriz Björk a una presión insoportable. Luego de terminar el film la artista decidió nunca más volver a formar parte de una producción para la pantalla grande. Es más, cuando se enteró de que Nicole Kidman actuaría en Dogville, una de las películas más importantes de Von Trier, le escribió una carta para que no formase parte de ese proyecto porque iba a “comer su alma”. A pesar de hacer oídos sordos a los consejos de Björk, Kidman no volvió a trabajar con el director. Paul Bettany también participó en ese film y confesó que aquella fue “una experiencia horrible”.

John Ford

“Es la única persona que hizo gritar e insultar a John Wayne”, esa es la respuesta que reciben los periodistas al preguntar de qué manera trataba John Ford a los actores. Este prestigioso actor, productor y director norteamericano era conocido por su severa forma de trabajar. Además, muchos lo catalogaron como una persona autoritaria y se dice que solía burlarse e intimidar a sus actores para conseguir una mejor interpretación. Fue uno de los primeros en filmar en exteriores y cuando lo hacía, todo el equipo debía dormir en carpas cerca de las locaciones. La pasión y compromiso con la que filmaba llevaron a que ponga en riesgo su vida. En dos de sus documentales quedó expuesto en medio de fuertes balaceras y resultó ambas veces herido.

Oliver Stone

Uno de los directores más odiosos dentro de un set de filmación seguramente sea Oliver Stone. Jaime Fox, ganador de un Oscar a “Mejor Actor” por “Ray”, una vez tuvo que soportar que le preguntara enfrente de todo el elenco: “¿Usted no es bueno para nada verdad?". “Hablar con él es como hablar con un cerdo”, sentenció Sean Penn luego de trabajar con Stone en “U-Turn”. En “Salvajes”, una de sus más recientes películas, el director presionó al máximo a sus actores durante varios meses. Blake Lively comparó esa experiencia con la “Montaña Rusa de Jurassic Park” (de “Universal Studios”). Cuando las grabaciones estaban por terminar la actriz le regaló a todos sus compañeros una remera con la inscripción “Yo sobreviví a Oliver Stone” porque pensó que “necesitaban algo lindo después de trabajar con él por tanto tiempo”.

James Cameron

Quienes trabajaron con él aseguran que se trata de alguien extremadamente detallista y obsesionado por lograr la mejor toma. Para conseguir ese resultado suele llevar al límiete a todo su equipo. Linda Hamilton, co-protagonista de “Terminator 2” y ex esposa de Cameron, tuvo que soportar una dieta de un año y entrenarse con un ex agente del Mossad para ese papel. Más adelante diría que el director es un “controlador” “idiota” que “no trata como seres humanos a los actores en el set”. Otras celebridades sufrirían la misma presión unos años más tarde. Ed Harris casi se ahoga en una escena para el film “Abyss” y más tarde trascendió que estalló en llanto al escuchar el “¡corte!” del director. En esa misma película Mary Elizabeth Mastrantonio tuvo que hacer sus necesidades en un traje de neopreno luego de que Cameron le negara un pedido de receso para poder ir al baño.

Terrence Malick

El director del prestigioso film “La Delgada Línea Roja” es conocido en el ambiente del cine por ser muy duro con los actores. Ben Afleck participó en la película “To The Wonder” y un tiempo después de su estreno diría que Malick “está más interesado en el silencio que en los seres humanos”. Otra de sus “no tan felices” características es la de recortar significativamente el tiempo en escena de los protagonistas sin previo aviso. Sean Penn, Adrien Brody y Christopher Plummer pasaron por esa experiencia. Aunque eso no es nada comparado a lo que sufrieron Rachel Weisz, Michael Sheen y Jessica Chastain. Todos ellos participaron en “To The Wonder” y sin embargo sus escenas en el film fueron completamente borradas por el director durante el proceso de edición.

Akira Kurosawa

El reconocido director japonés fue apodado “El Emperador” por el control dictatorial que emplea en algunos de sus trabajos. Además, en varias películas creó situaciones de riesgo extremo para lograr la toma perfecta. En una escena de “Trono de Sangre” contrató arqueros profesionales para que dispararan a uno de los protagonistas mientras intentaba esquivar las flechas. Algunos de sus compañeros señalaron que “fácilmente podía haber muerto en aquella toma”. Kurosawa también es conocido por utilizar una técnica muy demandante y a veces cruel con sus elencos. Simplemente escoge un actor y lo agrede e insulta constantemente. Supuestamente, esa metodología sirve para motivar a sus compañeros y que logren un mejor desempeño.

Michael Bay

La mala relación que Michael Bay tiene con algunos actores trascendió luego de estrenada la saga de “Transformers”. Tres de los protagonistas, Megan Fox, Shia LaBeouf y Hugo Weaving, no dudaron en criticarlo públicamente. En una entrevista para la revista Wonderland Fox acusó al director de “ser como Hitler en sus sets” y que “resultaba una pesadilla trabajar para él”. LeBeoug se llevaba tan mal con el director que llegó a enfrentarse a golpes de puño durante la grabación de “Transformers: Dark of the Moon”. Más adelante Bay despidió a Fox, la actriz no integró la tercera parte del film, por sus declaraciones. Cuando le preguntaron qué pensaba de ella contestó: “Estaba ahí en los ensayos pero parecía que no quería ser parte de ello. Decía que quería pero no actuaba como si lo deseara. Estaba más preocupada por su Blackberry que por actuar”.

Orson Welles

El creador del “Ciudadano Kane” fue uno de los más talentosos directores en la historia del cine. Welles trabajaba siempre bajo sus propios términos, lo que hacía imposible que pudiera encerrarse en estudios de grabación y tuviera que financiar sus propias películas. Hace poco tiempo salieron a la luz entrevistas en las que admitía despreciar y maltratar a muchos de los más famosos actores de su época. “Norma Shearer era una de las personas con menos talento que hayan aparecido jamás en la pantalla”, confesó en una de esas notas. Además consideraba “arrogante” a Charles Chaplin, “mal actor” a James Stewart, “estúpido” a Lawrence Olivier y “detestable” a Spencer Tracy. En un recreo de una filmación, Richard Burton, una estrella de ese momento, se le acercó para decirle que “Elizabeth Taylor tenía deseos de conocerlo”. Welles le respondió: “No. Como podrá ver, estoy en la mitad de mi almuerzo”.

David Fincher

Dos gigantes de la historia del cine, Stanley Kubrick y Alfred Hitchcock, siempre serán recordados por su obsesión por conseguir imágenes perfectas. A veces repetían una misma toma una centena de veces hasta lograr el resultado deseado. David Fincher comparte esa misma metodología. En “Zodiac” hizo que Robert Downey Jr. grabara 70 veces la misma escena. Durante la filmación, el actor dejó varios frascos llenos de orina alrededor del set como forma de protesta (el director no les permitía recesos para ir al baño). Jake Gyllenhaal también sufrió algunos maltratos en esa película y más tarde revelaría ciertos detalles en una entrevista para Times. “David sabe lo que quiere y es muy inteligente. Pero a veces hacíamos muchísimas tomas y él sólo giraba la cabeza para decir: hay que borrar todas. Como actor, eso es algo muy difícil de escuchar”.

Sobre el autor

Soy Periodista y me especializo en deportes, aunque también me apasiona el cine, la literatura y el estudio de la cultura.Tengo 28 años, por ahora vivo en Buenos Aires. Estudié algunos años Sociología en la UBA y luego cambié a Periodismo, en la Universidad de Palermo. Terminé mis estudios a finales del 2011 y desde entonces me sigo especializando en temas diréctamente relacionados a la Comunicación y el Periodismo. Actualmente estoy haciendo un curso virtual de Community Managment y Social Media en la UTN.

Créditos fotográficos

  • wichy/iStock/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article