Diez datos curiosos de Sigmund Freud

Escrito por Christine Kukka ; última actualización: February 01, 2018

Overview

Sigmund Freud, creador del Psicoanálisis, fue el científico más controvertido de su tiempo. Junto a Marx y Nieztche es considerado como uno de los “Maestros de la sospecha”, debido a su profunda crítica al racionalismo occidental. Se dice que cuando llegó a USA, con Jung y Ferenczi, sentenció: “No saben que les traemos la peste”.

Freud inventó el psicoanálisis para tratar la histeria en un principio.

La pasión por "El Quijote"

Freud aprendió a hablar español de manera autodidacta, únicamente por el placer de leer “El Quijote de La Mancha” en el idioma original. Esto le permitió revisar personalmente la primera edición en castellano de su obra, elaborada por Luis López Ballesteros.

Related: ¿Quién fue Freud?

Freud el escritor

Freud tuvo una gran habilidad para la escritura, que fue reconocida por todos desde su época de estudiante. En 1930 ganó el Premio Goethe de Literatura en la ciudad de Frankfurt, Alemania, pero una enfermedad le impidió ir a recibir personalmente el galardón.

Related: Los 10 libros más conocidos en la literatura española

Freud fue un gran escritor.

"Jofi" su fiel acompañante

Atendía en consulta acompañado por su perro Jofi, un chow chow que le había regalado su hija Ana. Freud notó que el perro ejercía una influencia tranquilizante en sus pacientes y daba pistas sobre su estado emocional. Jofi también le ayudaba a controlar el tiempo de las sesiones.

Related: Top 10: los perros más pequeños

Freud siempre amó a los perros.

Las fobias del genio

El padre del Psicoanálisis sufría de dos fobias que casi nadie conoció. Le tenía miedo al número 62, al punto en que no se alojaba en hoteles que tuvieran más de 61 habitaciones. También sentía temor por los helechos.

Related: 15 fobias más extrañas

Los helechos le producían terror.

La austeridad de Freud

Fue muy austero y poco mundano. Sólo tenía tres trajes, tres pares de zapatos y tres mudas de ropa interior. Rehuía los eventos sociales, aunque frecuentemente se reunía con sus colegas en el Café Landtmann, donde siempre se sentaba en el mismo lugar.

Le importaba poco la apariencia personal.

El tabaco y el cáncer

Fue un fumador compulsivo y esto precipitó el cáncer que sufrió en el maxilar superior, que lo atormentó por más de 16 años. En la última etapa de su vida padeció gran sufrimiento físico a causa de esa enfermedad. Lo operaron en 33 ocasiones sin éxito.

Related: 10 motivos para dejar de fumar

El tabaco lo llevó a la tumba.

Rutinas inamovibles

Sus costumbres eran rígidas y mantenía una rutina muy metódica. Todos los días almorzaba a la 1 en punto. A las 2 en punto salía a dar un paseo de 3 kilómetros a lo largo del “Anillo” y otras calles de Viena. Detestaba el coliflor y pocas veces comía pollo.

Mantenía unos hábitos muy estrictos.

Freud el coleccionista

Coleccionaba estatuillas antiguas y por eso muchos de sus paseos vespertinos terminaban en una tienda de antigüedades, donde adquiría nuevas piezas. Su repertorio llegó a ser enorme y su colección hoy en día se exhibe en su casa museo de Londres.

Uno de sus hobbies fue el coleccionismo.

La editorial que creyó en el genio

La primera edición de “La Interpretación de los sueños” fue de 600 ejemplares, que tardaron 13 años en venderse. La publicó la editorial Franz Deuticke, de Helferstorferstrasse, Austria. Hoy en día esa librería es una de las más afamadas en la línea de libros raros y antiguos.

Su obra más importante no fue exactamente un éxito editorial en un comienzo.

Una muerte asistida

Freud murió en 1939, presa de severos dolores ocasionados por el cáncer. Le pidió a su médico personal una muerte asistida con inyecciones de morfina. Hacía solo un año que vivía en Londres, después de su salida forzada de Viena, donde residió la mayor parte de su vida.

Murió después de grandes sufrimientos físicos.

Sobre el autor

Christine Kukka has written about health and medical issues for more than 20 years. Her articles have appeared in The New York Times, The Boston Globe and numerous websites designed to inform and empower patients. She lives in Maine and has a journalism degree from Syracuse University.

Créditos fotográficos

  • wikimedia
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article