Cómo hacer velas a la vieja usanza

Escrito por Cheryl Starr ; última actualización: February 01, 2018

Las velas eran muy importantes en la antigüedad debido a la falta de electricidad. Las velas sumergidas se hacían de grasa animal que no tenía olor y se quemaba bien. Las velas de cera de abejas eran populares, pero sólo entre quienes podían afrontar el gasto de comprarlas. En los tiempos coloniales, se agregaban bayas de arrayán a la grasa para producir velas aromáticas, por lo que reunir algunas es una forma de conseguir tu objetivo de hacer una vela. Sin embargo, lleva 8 libras (4kg) de bayas hacer una libra (500 gr) de cera de arrayán. Puedes pasar por la misma experiencia colonial comprando cera o parafina hecha para hacer velas sumergidas en tu hogar.

Vierte un poco de agua en la cacerola. Coloca la lata de inmersión dentro. Pon la parafina o la cera de arrayán dentro de la lata. Calienta hasta llegar a 180 grados Fahrenheit (82 grados centígrados).

Calienta la estearina en una cacerola para baño María a 180 grados Fahrenheit (82 grados centígrados). Según el libro "Fabricación de velas" (Candle Making) de Cheryl Owen, escrito en el 2001, la estearina ayuda a disolver el tinte colorante y hace que el color parezca más opaco.

Raspa un poco de colorante amarillo del disco y colócalo en la estearina para añadir un poco de color. Agrega de a pequeñas porciones. Esto le dará a las velas una tonalidad cremosa color mantequilla. Agregando pequeñas cantidades de colorante a la estearina, se pueden lograr colores pasteles. Los colorantes también se pueden mezclar para crear otros colores (por ejemplo, mezclar colorante azul y amarillo hará colorante verde, y mezclar colorante rosa con azul dará como resultado colorante lila).

Vierte la estearina dentro de la cera. Revuelve con el termómetro. Retira la cacerola del fuego y colócala en una superficie plana. Deja que la cera se enfríe hasta los 160 grados Fahrenheit (71 grados centígrados).

Martilla dos clavos en una pequeña tabla, con una pulgada (2,5 cm) de espacio entre sí. También puedes martillar dos clavos en la pared. En estos clavos colgarás las velas para que se sequen.

Dobla la mecha de 21 pulgadas (54 cm) a la mitad. Sosténla en el centro de la mano y luego sumérgela en la mezcla de cera durante tres segundos. Luego levanta el cabo de la mecha.

Con cuidado, cuelga la mecha por los dos clavos. Coloca algunas toallas de papel debajo para que caigan sobre ellas las gotas de cera.

Deja que la mecha se enfríe por un minuto. Suavemente tira de la parte inferior de cada extremo de la mecha para enderezar cada lado cónico.

Revisa la temperatura de la mezcla de cera. Debería estar a 160 grados Fahrenheit (71 grados centígrados).

Nuevamente, sumerge las velas durante tres segundos dentro de la cera sosteniendo la mecha por el centro. Sosténlas durante un minuto para que se enfríen y endurezcan. Continúa con este proceso hasta que las velas tengan el espesor deseado. Las velas pequeñas tienen un diámetro de alrededor de 1 centímetro.

Vuelve a colocar la lata de inmersión en la cacerola. Calienta la mezcla de cera hasta llegar a 180 grados Fahrenheit (82 grados centígrados).

Sumerge las velas una última vez para darles un acabado suave. Cuélgalas de los clavos para que se sequen.

Una hora después de que se hayan enfriado y endurecido, separa las velas cortando las mechas a alrededor de 1,5 centímetros. Envuelve cada vela en papel encerado. Deja reposar las velas en toallas de papel mientras cortas los extremos con un cuchillo afilado.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article