Cómo pulir una piedra natural en una máquina pulidora

Escrito por Ryan Long ; última actualización: February 01, 2018
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Muchos equipos pulidores de piedra vienen con algunas piedras fáciles de pulir. Aun cuando puedes comprarlas, puede que no tengas más que buscar en tu playa local o en tu patio para encontrar piedras naturales. No todas las piedras responden bien al proceso de pulido. Las quebradizas o blandas por lo general se rompen y no se pulen bien. Las piedras más duras reaccionan al pulido mucho mejor y tienden a producir un resultado más atractivo.

Selecciona suficientes piedras para llenar al menos 3/4 del tambor de la pulidora. Revisa cada piedra raspándola con un cuchillo. Si el cuchillo deja un rastro de polvo blanco entonces la piedra es demasiado blanda para ser pulida y debe ser desechada. Si el cuchillo deja un rastro metálico entonces la piedra es más dura que el cuchillo y es adecuada para el pulido.

Llena al menos 3/4 partes de la pulidora y vierte una cucharada colmada de polvo de carburo de silicio de grano 80. Este será el material que hace la mayor parte del trabajo pesado en el pulido y el suavizado de tus piedras naturales. Añade agua hasta que esté un poco más arriba de la parte superior de las piedras en la pulidora. No la sobrecargues.

Conecta la pulidora a un tomacorriente y enciéndala. Permite que funcione durante al menos tres días si estás puliendo pequeñas piedras o hasta diez días si estás puliendo piedras más grandes y más irregulares. Las piedras deben estar bien redondeadas después de este paso y considerablemente más suaves que en su estado natural.

Vuelca el agua y la solución. Limpia tanto las piedras como el tambor con agua corriente. Coloca las piedras de nuevo en el tambor y repite los pasos anteriores utilizando carburo de silicio de grano 220. Enciende la pulidora durante al menos 5 días antes de proceder a la etapa siguiente.

Lava tus piedras y el tambor. Las piedras deben estar notablemente más suaves que antes. Vuelve a colocar las piedras en el tambor, llénalo con agua hasta justo por encima de las piedras y vierte el carburo de silicio de grano 400. Permite que la pulidora funcione durante al menos 7 días.

Lava las piedras y el tambor, teniendo un cuidado extra para no rayar o arañar las piedras. Las piedras estarán muy suaves y listas para el paso final. Revísalas todas y descarta cualquiera que se haya astillado o roto, así como cualquier trozo pequeño de piedra que podría interferir con el pulido final.

Coloca las piedras en el tambor y llénalo con agua hasta justo por encima de las mismas. Añade una cucharada de óxido de cerio a la mezcla. Gira el tambor y deja que continúe trabajando durante al menos 7 días hasta que las piedras estén bien pulidas. Quita las piedras de la pulidora y limpia bien éstas y el tambor.

Consejos

Utiliza un tambor para pulir y otro para la remoción de los sedimentos pesados para extender la vida útil de cada uno.

Vierte la mezcla en un frasco o jarra desechable y deja que se seque antes de deshacerte de tu basura regular.

Advertencias

No viertas la mezcla en el lavabo, ya que puede solidificarse en las tuberías.