Cómo pintar fuego realista

Escrito por Marie Mulrooney ; última actualización: February 01, 2018
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Estas instrucciones son específicamente para aerografiar fuego real, pero los mismos principios básicos pueden aplicarse a cualquier otra técnica de pintura con una sola excepción: otras técnicas no permiten la misma fineza de capas que el uso de aerógrafo. Utiliza una fotografía o un video de llamas como modelo, no llamas reales, sobre todo si utilizarás aerógrafo. Las llamas podrían encender los vapores de tu aerógrafo y crear un grave peligro.

Asegura la imagen de referencia: esta puede ser una fotografía, imagen o pintura de fuego real que utilices como modelo. No trates de pintar con llamas reales como modelo; se mueven constantemente, y son por eso un modelo poco conveniente para principiantes. Aun peor, pueden encender los vapores de tu pintura y causar una explosión.

Pinta con el aerógrafo el contorno básico de tus llamas sobre una superficie en blanco. Es más sencillo hacerlo, la primera vez, sobre una superficie negra. Esto algo que seguir y te mantendrá organizado.

Elige un tono de rojo como color primario de tus llama. Pinta primero sobre el contorno que hiciste al comienzo, y luego rellénalo.

Selecciona un tono más oscuro de rojo y aplícalo con el aerógrafo en los bordes de las llamas para mezclarlas con el fondo.

Comienza a rellenar tus llamas con detalles de un tono anaranjado-medio. Trabaja dentro de la figura sombreada anteriormente, pero no sigas el contorno precisamente. Observa tu imagen de referencia y notarás que las llamas no son de un color uniforme: algunas zonas son más clara o más oscura que otras, y la distribución generalmente parece bastante aleatoria. Haz eco de ello en tu pintura.

Continúa por donde el naranja se encuentra con el rojo con un tono más oscuro de naranja, que mezcle los otros dos colores.

Usa pintura amarillo claro para resaltar las porciones más brillantes de las llamas. Alterna la pintura a mano alzada con stencils -como curvas francesas-para dar bordes más precisos.

Vuelve a trazar sobre el contorno de tus llamas con pintura negra.